¿cómo una mujer venga mirada como

Se sentirá arropada y deseada por una persona que desea entregarle su alma. En unComo te contamos cómo seducir a una mujer con la mirada. También será bienvenido cualquier regalo o detalle que venga con toda tu buena intención pero no hay que forzarlos, deben ser espontáneos. Una muy buena idea es sorprenderla con algo mientras dure la cita. Sonríe, coquetea descaradamente con tu mirada. Observa cómo responde ella y si te sigue el juego. Aprende a coquetear con tu mirada y tus sonrisas, es mucho lo que puedes comunicar de ese modo. Busca el lugar y el momento apropiado; Necesitas saber dónde y cómo besar a una mujer. Antes de lanzarte a besarla, evalúa si están en el lugar y ... Pidió a dos personas del público que subieran al escenario como voluntarios: un chico, y una chica, de más o menos mi edad. El profesor pidió al chico ante el público, ante todo el mundo, ante todos los que estábamos allí, le dijo: “Trata de expresar de la mejor forma posible, cómo podrías seducir a una mujer usando tu mirada. Acusar a una mujer a un hombre de mentir es algo muy grave, así que lanza la acusación únicamente cuando estés totalmente seguro. ¿Cómo detectas tu a una mujer mentirosa?. Puedes contárnoslo en el espacio reservado para los comentarios de esta entrada o bien a través de alguna de las redes sociales en las que estamos presentes. Cómo Seducir a Una Mujer by diegomendez-1 in Types > Presentations y cómo seducir a una mujer. ... Como Seducir a Una Mujer Con Tu Mirada Unicamente. Como Seducir a Mujeres en Bares. ... Usted no nació con algún conocimiento sobre cómo seducir a una mujer. No hay hombre que venga con ello. Se espera para recoger las técnicas que funcionan ... 5. FINGIR DE SER UNA PAREJA En alternativa al punto de antes, puedes tratar de crear un juego de roles en el que sois una pareja desde hace años. Para coquetear, pregúntale cosas como “¿cómo me preparas la cena?”, dile “esta noche no vamos a hacer sexo porque tengo dolor de cabeza”, y llámala “cariño”. Una vez ya has localizado a la chica que te gusta, el siguiente paso es comenzar a establecer el primer contacto con ella. Lo mejor es empezar con las miradas: comienza a lanzar miradas cortas pero repetidas para que vea que la estás mirando a ella.A veces, si te quedas mirando largamente a alguien puede parecer que estás pensando o que tienes la mirada perdida pero si vas mirándola de ... Con estos tips sabrás si una mujer está enamorada o si muestra poco o mucho interés por ti ¿Cómo saber si está enamorada? Esta es una pregunta que es muy frecuente dentro de los hombres, ellos quieren saber si es que la mujer que les gusta esta interesada o enamorada de ellos, quieren conocer de alguna manera la forma o el secreto para poder darse cuenta si esa mujer que tanto les gusta ... Aunque en ese caso tal vez también te interese ver: cómo saber si le gusto a una mujer o cómo entender el lenguaje corporal femenino. Empecemos! 1. Sé tú mismo, no finjas nada No te escondas tras una máscara. A ver, esto no se trata de ir a hablarle como se te venga la gana. Se trata de no ser un personaje que después te será difícil ... En Mateo 6, 9-13, Jesús enseñó un modelo de oración que puedes usar como un ejemplo de cómo hablar con Dios. También conocida como el Padre Nuestro, la oración dice lo siguiente: 'Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo.

Casi hago que mis compañeros no se gradúen de la preparatoria, por una simple carta…

2020.08.27 16:33 Abner2345 Casi hago que mis compañeros no se gradúen de la preparatoria, por una simple carta…


Ya hacía un tiempo que quería contar esto, sin embargo, no sé si este sea el lugar adecuado para hacerlo, por lo que de no ser así, me disculpo por mi impertinencia, no obstante, me veo en la necesidad de contar esto que ha acontecido y que no conté nunca a nadie.
A veces las historias se reducen a un elemento muy muy simple, a un factor decisivo para que tales sucesos tomasen lugar, a una cosa que define el desenlace de la misma. El factor clave de esta historia se basa únicamente en una carta, y a algo que la desencadeno. Pero, esta no es la historia de esa carta que menciono en el título de este post, (e incluso, realmente no importa que decía realmente esa carta). Sino del origen de la misma. Y los sucesos que voy a contar a continuación, darán pie a desvelar que decía aquella carta que yo mismo redacte. No puedo decir si en esta historia, soy el héroe o el villano. Eso solo lo decidirá cada uno. Tampoco pretendo justificar nada de lo que hice, sea bueno o malo. Solo diré que si tuviera la oportunidad de volverlo a hacer, seguramente lo haría, sí.
Esto paso a finales de mayo, yo estaba a punto de concluir la preparatoria. Yo siempre fui el tipo, solitario y que no encajaba con los demás, cosa que tiene su por que. Esto es una larga historia, pero, en resumen, yo no quería entrar a esa escuela, pero mis padres me metieron. Esta era la típica escuela privada, cuyo alumnado suele ser bastante elitista y con aires de superioridad. Desde el primer día no encaje con ellos, si bien hice algunos amigos, tuvimos nuestras diferencias que poco a poco, nos distanciaron, fui traicionado por otros, en fin. Cosas de la agradable vida estudiantil.
Unos días antes del cierre de curso, y de graduarnos de la preparatoria, muchos de mis compañeros, empezaron a planear una ´´broma´´ de fin de año, como muchas otras que ya habían llevado a cabo, como era la ´´tradición´´. Pero esta era diferente…
Consistía en hacer lo que, en Estados Unidos, se conoce como ´´Ditch Day´´, o algo así. Esta es una pseudo tradición estudiantil, en la que todos los alumnos ya sea de un grupo o de toda la escuela, se ausentan un día en específico. Se que suena muy estúpido, y la verdad, es que así es. Yo cuando escuche esto, pensé que no se llevaría a cabo, o que se olvidaría de semejante estupidez, al cabo de unos días, pero mis queridos compañeros, empezaron a hacer planes con respecto a esto, y es ahí donde yo me di cuenta de que aquello iba enserio. Pero pensé que solo serían unos cuantos, o los idiotas que se sumaran a esa causa. Y lo siguieron haciendo, ganando apoyo de muchos, se podría decir que a prácticamente toda mi generación le agrado la idea, solo había unos cuantos detractores de la idea, y si, entre ellos, obviamente estaba yo. Luego comenzaron a exhortar a toda mi generación para que se sumaran a la broma, y muchos lo hicieron, no porque les pareciera cool la idea, simplemente porque no querían quedar mal con sus amigos, y no querían quedarse solos, a causa de eso. Idiotas, débiles y cobardes. Pero como mencione, hubo gente que no estuvo de acuerdo, un viejo conocido que no mencionare su nombre, y otro más, pero este último cayo presa del miedo y decidió hacer lo que los demás. Hasta que al final solo quedamos, mi camarada ya mencionado y yo. Faltando un día para llevar a cabo este plan, los cabecillas de todo este complot, organizaron una junta, con todos nosotros. Esto ocurrió mientras estábamos en una clase, y mi compañero y yo, al principio nos negamos a ir, pero el profesor de esa clase, que por cierto también era nuestro coordinador académico, nos dijo que teníamos que ir todos, o no iría nadie, así que fuimos. Jamás olvidare esa maldita junta, aquí estaban diciendo, de forma sutil, que todos teníamos que faltar sí o sí. Estaban teniendo cuidado, de que los coordinadores no escucharan la plática y se arruinara todo el plan. ´´Solo es un día´´, ´´no nos pueden suspender a todos´´. Esas eran las opiniones que daban. Pero lo que me hizo estallar, fue lo que paso unos minutos más tarde. Tengo que mencionar que, a ciencia cierta, nunca supe quien fue al que se le ocurrió la idea originalmente, si tenía algunas sospechas, pero todo era una suposición mía. Lo cierto es que, la mayoría de los involucrados y organizadores de la broma eran mujeres, ya saben, las típicas que se creen inalcanzables, y creen que pueden hacer lo que quieran. Porque no me sorprende…
Ellas eran quienes daban esos argumentos tan estúpidos y carentes de sentido. Y también había un idiota de otro grupo diferente al mío, que también parecía estar involucrado en la ideación de la broma. Se consideraba a sí mismo, como la máxima autoridad, y se creía invencible y por encima de todo, típico. El caso es que, entre esas niñas, había una en particular, la cual debo admitir, que me gustaba. Era muy linda físicamente, pero nunca le hable, porque tenía muchos pretendientes y no me gustaba para nada ser parte de su ´´ganado´´ o de su grupo de pretendientes, a decir verdad, se notaba que era bastante creída, pareciera que ella era una mamá, de todos. Cuando estábamos todos reunidos ahí, ella pregunto qué, quien si asistiría el día de mañana. Como o era de esperarse, nadie levanto la mano, volvemos a lo mismo, miedo al rechazo. Y cuando preguntaron lo contrario, todos levantaron la mano… pero yo y mi camarada no la levantamos ninguna de las veces, y esto obviamente llamo la atención, y esta niña, señalo y me pregunto ´´ ¿Vas a venir mañana? ´´. En cuanto me dijo esto, me entro una colera, que no había sentido desde hacía mucho tiempo, en verdad, muchísimo tiempo. Esto me lleno de rabia pura. Pero no dije una palabra. Desvié la mirada rápidamente, alguien saco otro tema y todas las miradas que estaba sobre mí, se desviaron también. Pero la furia interna que sentía en ese momento, no era solo porque la persona que tanto me gustaba me hubiera expuesto, de esa manera, sino que yo note la impotencia y el miedo, de muchos otros compañeros que decidieron sumarse a la broma solo por los temores ya mencionados, y tenía otro compañero que se le podía notar en la cara la tristeza, la impotencia de no poder hacer nada y tener que someterse. Este muchacho tenia, problemas con su padre e imagino que por eso su reacción. Ya imagino, como le hubiera ido en su casa…
Y muchos estaban en la misma situación, pero con tal de encajar en un grupo social, decidieron someterse. Yo todo esto lo pensé en una fracción de segundo, y entre todos estos pensamientos, y la rabia monumental que me corría por las venas en ese momento, me dije a mi mismo ´´la escuela siempre ha sido algo que me tomo muy, muy enserio, y que venga una manada de idiotas a decirme que tengo que faltar solo porque así lo quieren ellos, es inaudito, realmente aquí se ve que son unos hipócritas, exigen libertades a los maestros y al director, pero no dejan que sus propios compañeros, tomen sus decisiones y elijan lo que crean es mejor para ellos, nuestros coordinadores académicos eran los mejores que podemos desear, y han hecho mucho por nosotros, nos han salvado de represalias por parte del director, infinidad de veces, y con esto les estamos fallando e insultando, en la cara, ellos confían en nosotros, sino fuera así, ni siquiera nos hubiesen dejado hacer esa junta, solo entre nosotros, ¡yo no me voy a dejar someter, y si no puedo impedir que hagan esto, al menos voy a castigarlos de alguna manera´´. Dicen, que del odio al amor hay un paso, yo prefiero decir que, del amor al odio, hay solo medio paso, y desde ese momento, empecé a guardarle rencor a esa muchacha, y a todos los involucrados. La junta termino, y mi amigo y yo estábamos decididos a venir el día de mañana, cada uno por sus propios motivos personales. Incluso si eso implicaba darles la espalada a nuestros nefastos compañeros. Admito, que fueron muy estúpidos al creer que yo me iba a someter, y a faltar un día solo porque ellos así lo querían. Yo sabía que, con que solo uno asistiera, era más que suficiente para meterlos en un serio aprieto, y yo sería quien iría.
´´Meterse conmigo, siempre es un grave error´´, pensaba.
Esa misma tarde, muchas compañeras me mandaron mensajes a mi Facebook, preguntándome que, si iba a ir a la escuela, porque como dije, yo no indique ni que sí, ni que no. A ninguna le respondí.
En la noche yo pensaba en lo que acababa de hacer, ellos no se imaginaban que alguien los traicionaría. Pero yo ya lo había hecho. Y no había vuelta atrás, todo eso era como una manera de vengar a todos los que no se dejaron influenciar.
Al día siguiente al llegar, a la escuela, estaba casi desierta, los muy imbéciles en serio lo habían hecho. Solo estaban los alumnos de grados inferiores al nuestro. Los maestros estaban confundidos, se les notaba. El director estaba furioso. En total solo asistimos, como 7 u 8 personas, de casi 60 que éramos. No había razón para impartir clases, con 7 alumnos, así que nos dijeron que podíamos retirarnos, e incluso unos nos agradecieron por haber asistido. Nuestro coordinador estaba muy, molesto también y preocupado y nos pidió que le explicáramos que demonios estaba pasando, y así lo hicimos. Pero para mi sorpresa, al día siguiente, el tipo ´´inalcanzable´´ y las niñas creídas, tenían planeado hacer otra broma, que consistía en hacer una serie de carteles, con frases típicas que decían los profesores con los que teníamos clase. Y yo no iba a permitir que hicieran otra broma más.
Yo estaba decidido a arruinarles todo el plan. Así que empecé a trazar el mío propio. Debía ser muy cauteloso con lo que hiciera. Entonces se me ocurrió una idea, a través de una carta, contacte al director de la escuela de forma anónima. La escribí, de tal manera de que no pudiera saber de quién era la caligrafía, y le expliqué toda la situación. Al terminarla, antes de irme a mi casa, fui sin que nadie me viera y la hice pasar por debajo de la puerta de su oficina, porque no estaba en ella en ese momento.
Yo sabía que las represalias, para todos ellos, serían severas, muy severas, pero no imagine que tanto.
Al día siguiente, el caos se desato.
El director, detuvo la broma, antes de que siquiera empezara. Y mando a todos a sus salones, pero detuvo al tipo y al grupo de mujeres ya mencionado. Al parecer, si había leído mi carta.
Todos recibimos un regaño por las dos bromas. Los que habían faltado por el Ditch Day, el día anterior, no recibieron ninguna represalia mayor, que el fuerte regaño. Pero el director, decidió que mandaría al grupito de mujeres y al tipo, a extraordinarios de todas las materias, como un castigo, o que incluso no pudieran graduarse. Yo no tuve la fortuna de presenciar ese hermoso momento, pero solo con imaginarme las caras que habrán puesto las mujeres en ese momento, y como seguramente entre lágrimas hubieran suplicado al director, ya me era suficiente. Mas tarde durante una ceremonia de fin de curso, el tipo que mencione, estaba sentado al lado de mí, llorando como un niño. Al parecer, se dio cuenta de que por su culpa todos iban a pagar unas muy grandes consecuencias. Admito que me dio un poco de pena, pero, por otro lado, fue un deleite y un gusto verlo sufrir y verlo completamente derrotado. Hice un esfuerzo muy grande, por no reírme.
Pero luego paso algo inesperado…
En la ceremonia de graduación, el director se acercó al lugar donde estaba mi familia y yo, mientras me felicitaban por haber concluido la preparatoria. Se presento con mi familia, y luego se me acerco me tomo del hombro y discretamente me dijo, ´´gracias, por lo que hiciste, ya sé que fuiste tu quien me envió esa carta, y déjame decirte que fuiste muy valiente, y que me hiciste un gran favor´´. Luego me dio la mano, en señal de agradecimiento. Resulta que luego de todo el caos de aquel día, él le pidió al técnico que le mostrara las cámaras de seguridad (las cuales, según yo, no estaban operacionales, así que cuando deje la carta no me preocupe por eso), y es ahí donde supo que había sido yo.
Ninguno de mis compañeros supo que había sido yo, quien los delato, esto no se lo conté a nadie, ni siquiera a mi amigo que también se negó a faltar aquel día.
Al final mis adorados compañeros, se graduaron, luego de que los coordinadores llegaran a un acuerdo con el director. Otra vez, salvándonos, a pesar de todo.

Ya había posteado esto antes esto que voy a comentar, pero, por motivos personales lo borre.
Muchas gracias a todos aquellos que se dieron el tiempo de leer mi post anterior, y a aquellos que comentaron al respecto y dieron su opinión, sea mala o buena. Quiero disculparme si cometí algunas faltas ortográficas, pero no soy escritor, ni estoy cerca de serlo, lo digo porque por lo que veo, aquí la gente quiere evitar las faltas de ortografía como la lepra. Otra cosa, todavía no entiendo muy bien cómo funciona esto de Reddit, no me he dado a la tarea de estudiarlo con detenimiento, soy un estudiante en proceso de admisión a la universidad, con mejores cosas que hacer, como te podrás imaginar.
Ahora hablando de la historia, eres totalmente libre de discernir por ti mismo su nivel de veracidad.
He de decir, que omití muchos detalles en la misma, pues de no hacerlo esta hubiera quedado aun mas extensa de lo que de por si es. Lo que hice, fue acortarla y resumirla lo más posible, tomando solo los detalles fundamentales, pero que a la vez tuviera coherencia. Por lo que, si notas detalles que quedan al aire o que no tienen ninguna explicación, ya sabes la razón.
De hecho, ocurrieron muchas cosas previas a todo ese escándalo, que ayudaron a encender la mecha de todo lo sucedido, inclusive posterior a todo eso que conté, también ocurrieron algún que otro suceso importante. Como, por ejemplo, el baile de graduación.
Solo para aclarar, ya se que mencione la ceremonia de graduación, pero era eso, una ceremonia de graduación, el baile propiamente dicho iba a ser aparte, y no era organizado por la institución, sino por la sociedad de padres de familia, en colaboración con la sociedad de alumnos, de la cual, la mayoría de sus miembros eran excompañeras y excompañeros míos, que estuvieron involucrados en las bromitas.
Pero, en fin, eso ya es otra historia.
Gracias nuevamente.
submitted by Abner2345 to espanol [link] [comments]


2020.05.26 23:50 lolbite49 Madre con derechos me exige mi número de ticket y al negarme exige que le compre algo con MI dinero.

Esta es mi primera historia y vez en Reddit, así que perdonadme si no soy tan bueno,venga a la historia:
Elenco:
Yo: pues yo ¯_(ツ)_/¯
MD: Madre con Derecho o Karen
NE: Niño Educado o Juán (hijo de Karen y el nombre es inventado)
TC: Trabajador de la carnicería (mi héroe)
PO: policía (mi 2° héroe)
PA: Persona normal (Un testigo más y 3° héroe)
Todo empezó hace una semana o más, en medio de la pandemia, yo estaba haciendo un recado en una carnicería del mercado subterráneo, y en esa carnicería no se hacía cola tenías que coger un ticket que te daba un número y en la mesa había una pantalla que indicaba el número,detrás de la mesa había 3 ocupados trabajadores y había sillas y podías estar donde quisieras para esperar. Cogí mi ticket y me tocó el 20 y iban por el 3 (y los pobres trabajadores no podían asistir muy rápido porque realmente estaban ocupados organizando la carne) Como estaba en mi mejor momento podía esperar sin problemas ya que también soy una persona muy paciente. Iban por el 7 y de repente vino una señora (La Karen) que al parecer tenía prisa y cogió su ticket y le tocó el 32, ella era una mujer de pelo largo y oscuro de entré 44 y 50años y no muy alta era de 1,72 y su hijo una persona más madura que ella, era un chaval de entre 11 y 14 años de pelo castaño y medía algo como 1,73.La mujer no quería esperar y precisamente me habló a mi, así es el diálogo:
Karen: ¡Tú joven, Cámbiame tu ticket ahora!
Yo:(Sin saber cómo m#erda supo que yo estaba más adelantado que ella)¿Qué? No, no quiero.
Karen: ¡Maleducado, soy una adulta y tienes que obedecerme!
Juán: Mamá para, no empiezes otro show, no eres quien para ordenar a nadie.
Karen: ¡tú calla que nadie te dijo que hablaras!
Yo: Señora el ambiente es más sano si es usted es la que se calla y además prefiero obedecer a un perro antes que a un extraño y menos a usted.
(lo del perro lo pensé, realmente no me atrevería a decírselo a alguien en la cara)
Karen se enoja y me empuja y me da golpes mientras trata de arrebatarme el ticket.
Aunque los empujones no eran nada ya que soy un chico de 15 años que mide 1,80 y sus puñetazos no hacían nada en especial pero no me agradaba nada y simplemente bloquee uno de ellos en defensa propia y esto hizo que se hiciera la víctima. El chaval no hizo nada pero estaba asustado por lo que se le perdona por tener una madre como esta.
TC sale a la acción los demás seguían haciendo su trabajo.
TC: Parad los 2.
Karen: Señor este loco me agredió, me asaltó y me robó mi ticket, exijo que le arresten y que me devuelva mi ticket.
Yo le digo la verdad y Juán me respalda.
Juán: Señor mi madre está mintiendo este chico solo se estaba defendiendo y encima era mi madre la quien le estaba robando su ticket.
TC de todos modos lo vió y oyó todo.
TC: Señora no mienta sé que estos dos caballeros están diciendo la verdad y será mejor para usted que espere como todos los demás y no arme escándalo.
-Karen sigue luchando para tratar de ponerlo de su lado para que me arresten de mi supuesto asalto, pero al final se dió por vencida y obedeció por el momento.
Karen: Ya que fuiste un maleducado me debes de comprar lo que yo quiera con todo el dinero que tengas o simplemente dámelo.
Juán: Mamá es su dinero y la maleducada eres tú, por esto Papá te dejó.
Kare: ¡No importa cállate pedazo de m*erda.
Yo: Señora por supuesto que....no. ¿Y por qué debería de hacerlo?
Karen: Porque soy madre y encima soltera y tengo poco efectivo así que tienes que pagarlo egoísta maleducado.
(Yo enojado y cansado de esperar y de que me llame maleducado)
Yo: Señora auque sea madre ya sea soltera o con pareja no le da más superioridad o derechos que los demás porque usted sigue siendo una mortal con defectos como todos y además solo soy un niño, usted tanto que presume de ser adulta entonces tendrá mejor manera de conseguir fondos.
-Ella obviamente no sé lo tomó bién y se supo enojada, pero yo me dirigía a la salida subiendo las escaleras porque el mercado es uno subterráneo y pensé que todo terminó, pués nope.
-Entonces Karen me jala de la bolsa y casi me caigo de las escaleras pero terminé tropezando y me caí al suelo, Karen trató de aprovechar ese momento y venía a por mí pero Juán la detuvo pero Karen le bofeteó en la cara y él también cayó al suelo sollozando.
Entonces el público nos rodeó y alguien llamó a la policía, pero TC volvió a defenderme.
TC: ¡Señora váyase de este local ya o llamaré a seguridad!
Karen: ¡Y una merda este hijo de pta no me quiere comprar nada de lo que me debe!
-TC me preguntó si estaba bién y me levantó, un policía llegó y Karen se apresuró antes que nadie y le gritó su versión de la historia de que yo la agredí y que le robé, y PO se dirigió a mi y así fue la cosa:
PO: Joven ¿Es eso cierto?
YO: Sí pero al revés ella fué quien me agredió y me trató de robar.
-Karen gritaba al oficial por no arrestarme al momento y etc...
-Entre: Juán entre sollozos, TC y PA ellos me respaldaron
PA: Oficial el chico dice la verdad y si quiere lo revisamos por las cámaras ¿Que te parece TC?
TC: buena idea.
-Karen se puso nerviosa y dijo al oficial que no lo hiciera y que la creyera porque es una mujer y por eso es la víctima (eso porque evidentemente estaba mintiendo) pero el oficial la ignoró.Al verse las cámaras Karen trató de huir pero el público impidió su escape, el oficial me preguntó si quería presentar cargos, a lo que dije que sí.
-Al final Karen se le acusó por: agresión a un menor (contando la de Juán), intento de robo, falsas acusaciones, alteración de la paz, resistencia al arresto y mucho más. Al final pagó una gran multa no sé de cuanto pero sí hubiera sido mejor para ella haber sido una cliente normal, TC me ofreció algo a elegir algo gratis por las molestias, no me negué cogí una bandeja de albóndigas pero se lo di a Juán que se estaba yendo con su padre porque él si era un buén chico y se lo merecía y ambos me dieron las gracias y nos despedimos (lo mejor de todo es que Karen lo vió mientras estaba siendo esposada y me puso una mirada de asesina letal)
-Al final me fui a casa y por suerte no dañó el pedido.
-Y fin díganme si le gustaron está historia más larga que la bibilia XD y si quieren más historias como estas decidlo en los comentarios, cudiaos muchos y estad en casa.
submitted by lolbite49 to padresconderecho [link] [comments]


2020.04.12 02:41 paxacutic BUJO (Historia Corta)

Le pedí a mis seguidores en IG que propusieran premisas para escribir 15 historias cortas en 15 dias. en total fueron 25 premisas, esta es la primera de ellas elegida por un randomizer en la web, cada dia publicaré una y comenzare a escribir otra.
Premisa: Te despiertas con dolor de cabeza, vas a tu trabajo y todos estan sorprendidos de verte, llevas desaparecido 3 años
Tiempo: 4 horas y 4 minutos
Revisiones: 2

-------------------------------------------------------------------------------------------
BUJO
de: David Main
Mientras se disipaba la neblina de mis ojos al amanecer, trataba de descifrar una serie de números escritos en la pantalla de mi teléfono, no lo tenía registrado y el mensaje que había llegado unos 40 minutos antes leía: “sé que dijimos que nunca más, pero necesito que lo hagamos una última vez”. Limpie mi rostro y me encontré con la ausencia de Verónica a mi lado, hasta su olor se había ido antes de que yo me despertara, cada día siento que se lleva tajos más grandes de sí misma, aunque su ausencia me permitió volver a leer aquel mensaje con más calma.
Traté de recordar ese orden particular de números añadidos a algún contacto que pudiera haber borrado en los últimos meses mientras entablaba mi amistad y ahora relación con Vero, pero nadie me venía a la mente, al menos nadie que mereciera una segunda oportunidad. Al borrar el mensaje pude ver la hora y tiré mi celular a un lado para poder revolcarme en la miseria de que la alarma había sonado 45 minutos antes y ya no había tiempo para el desayuno.
Tome una ducha revoloteando entre el afeitado, el cepillado y el colirio en los ojos para sustituir superficialmente la taza de café que podría calmar este dolor de cabeza que no me deja pensar. Llegaría a la oficina y luego de los saludos respectivos iría a calentarme una taza en el microondas… no debí borrar el mensaje, pude haber averiguado quien era, seguro era un numero equivocado, pero igual, a lo mejor esa persona piensa que el verdadero receptor la está ignorando y no es justo, no debí borrarlo, y ¿si era para mí?, Verónica se ha vuelto una rutina agotadora de fingir interés en sus insignificancias extrapoladas por tanta carencia afectiva… Quizá pueda encontrarlo en alguna carpeta de mensajes borrados, y llamo al número, solo por ayudar, solo por sacar de dudas a esa persona.
Me tiré encima la camisa blanca y la corbata amarilla de los martes, me pareció curioso que el olor a naftalina hubiera penetrado tanto mi ropa desde la última ronda de lavandería hace solo dos días y tuve que pasarle un pañito húmedo a mis cuatro pares de zapatos para quitarles el polvo que opacaba ese brillo aplicado religiosamente los domingos. Hice el chequeo correspondiente en cada uno de mis bolsillos para que no se me olvidara nada en el apuro del retraso, cartera en el bolsillo derecho del pantalón, pañuelo que hace juego con la corbata en el interno del saco a la derecha, tome mi cuaderno de apuntes y revise el celular por mensajes que me dieran pistas de la rutina del día, la pantalla estaba iluminada por un número desconocido y sus 4 llamadas perdidas, ¿es ella, o es un el?, ella seguramente, aunque “necesito que lo hagamos una última vez” suena más a él, a hombre intenso pidiendo una última oportunidad para un polvo de lastima, más tarde le escribo, en la hora del almuerzo, a lo mejor le saco un buen rato a todo esto.
Encontré dos mensajes relevantes, uno de mi padre pidiéndome dinero para comprar sus pastillas y uno de Vero diciéndome con su versión pegajosa del amor que no olvidara la harina de trigo, ayer no la anoté, así que la había olvidado, pero escribí ambas peticiones en mi diario del día, guardé el celular en el bolsillo interno a la izquierda de mi saco y el diario con mis tareas en el izquierdo del pantalón junto a mi bolígrafo y su tapa.
Revisé que todo excepto la nevera estuviera no solo apagado si no desenchufado y salí tan rápido como pude sin agitarme demasiado.
En el camino le escribí a Vero, guardada entre mis contactos simplemente como Amor, me sentí tentado como tantas otras veces a cambiar ese calificativo a su nombre de pila, quizá eso haga que el final sea más sencillo, cuando se vaya no tendré que cambiarlo, y cuando venga la siguiente no tendré que explicarle por qué en lugar de crear el contacto “amor” solo modifique los datos, no quiero dejarla, eso sería demasiado ruido, quiero que se vaya, que tome la decisión propia de recoger sus maletas e irse un día dejando solo una nota de adiós firmada dramáticamente con un par de lágrimas, pero su baja autoestima le permite aguantar tantos abusos y además se culpa por ellos, ha sido imposible zafarme de esto, pero pensare en eso cuando la cabeza deje de dolerme, después del café, por ahora un mensaje de buenos días será suficiente, y un “te extrañe esta mañana cuando me desperté y no estabas a mi lado”, a ella le gustan esas cosas, yo las encuentro innecesarias, quizá sea esa la razón, quizá por eso termine de irse, quizá sería mejor si borro esa última parte.
Al entrar al vestíbulo saludé de nombre a algunas personas que no me regresaron la cortesía y algunas otras me saludaron de una forma tan efusiva que me pareció exagerado. Me tuve que detener en la entrada de la oficina cuando mi tarjeta magnética no me dio el acceso, y fue una mujer joven que no había visto antes quien con una sonrisa amable y un carnet igual al mío me invito a pasar antes que ella. Le agradecí el gesto con una sonrisa y la típica línea de “cuando uno anda más apurado…”.
Los pasillos me eran familiares pero las cámaras de seguridad no, había algunas decoraciones que no recordaba y tantos rostros nuevos que por un momento pensé haberme equivocado de piso. Continúe mi recorrido hasta el cubículo a la izquierda del medio donde iba a pasar las próximas 8 horas de mi vida y al llegar había un hombre de pie recostado de mi escritorio mientras hablaba con la vecina del cubículo contiguo, le pedí disculpas y el me ofreció ayuda, le pregunte que si había algo malo con mi computadora y el hombre dijo que no, entonces le pedí permiso para poder sentarme y este me respondió que no podía sentarme allí porque ese era su puesto de trabajo, sonreí buscando alrededor a alguien que pudiera aprobar el humor en la situación pero solo vi un mar de rostros apáticos.
- ¿nos cambiaron de puestos?
Pero aquel hombre respondió que no sabía que decirme, que él había estado sentándose en ese puesto por… y miraba a su vecina de cubículo… ¿dos años? Y ella asentía con cada palabra. Puede ser el dolor de cabeza o la falta de café, miré alrededor para ubicarme mejor y reconocí la vista a mi derecha, los edificios más altos donde seguro había gente con mejores trabajos que el mío y mejores sueldos que el mío y con vidas menos aburridas que la mía. Y pude ver que aquel hombre entro en modo defensivo cuando dejo de recostarse del escritorio y se paró pecho a pecho frente a mí, una avalancha tibia comenzó a recorrer mi cuerpo desde el abdomen en todas direcciones y sentí el impulso de cerrar mis puños. En lugar de eso, abrí mis palmas a la altura de mi pecho y hacia el.
- No hay problema – le dije manteniendo un tono amable – voy a recursos humanos para que me digan que fue lo que pasó, no hay problema.
La oficina de recursos humanos estaba al final del pasillo, detallé a cada persona y cada conversación sin escuchar familiaridad en ninguna de esas voces o rostros, pero supe que estaba en el lugar correcto porque reconocía las oficinas donde entraba a robarme grapadoras y mouse pads solo para sentir ese aventón de energía en la boca del estómago que nunca pude descifrar, pero tenía el encanto incomodo de insertar un hisopo profundo en mi oído.
Aún estaba cerrada, antes de seguir dando vueltas preferí ir directo al área del comedor, me tomaría una pastilla y una taza de café, seguramente es un error mío, siempre se me olvida todo, por eso me gusta usar los diarios, cada vez que necesito hacer memoria solo tengo que revisarlos, año, mes, día, todo está ahí, al punto de que si no los tuviera guardados desde hace más de 10 años estoy seguro que no recordaría lo que paso ayer.
Tomé una pastilla para el dolor de cabeza con un poco de agua en vaso de papel y me senté a masajear mis sienes con los ojos cerrados esperando que el café diera sus vueltas respectivas durante un minuto en el microondas, y un dolor que tiño la oscuridad de mis ojos cerrados con rojo se apodero de mi al sentir una palmada en el hombro derecho, solté un quejido y encontré colgada en el aire la disculpa de una voz que por fin sonaba familiar.
- Coño disculpa ¿Tatuaje nuevo?
- ¿Cómo? - Le respondí a Henry, es quien maneja Recursos Humanos, seguramente estaba en el baño aprovechando el momento en que todos están socializando en sus cubículos para estar solo en su templo
- En el hombro ¿o es alguna lesión?
- No, no sé, pero me desperté con un dolor de cabeza horrible y ahora me duele el hombro
- ¿Y aquí vienes a liberar la tensión?
Ambos sonreímos pero dudo que haya sido por las mismas razones, cuando sonó el pitido del microondas le ofrecí café pero no acepto, le hable sobre el hombre sentado en mi puesto de trabajo y Henry me contesto que sí, que era “Marquitos”, y cuando le pregunte que hacía “Marquitos” en mi puesto de trabajo, Henry me contesto “tu trabajo, pero mejor”, y mientras soltaba una de sus risas corporativas sentí la vibración de mi celular iluminado con un “Número desconocido, 9 llamadas perdidas”, me apresure a escribir un mensaje de respuesta diciendo simplemente “Numero equivocado”, quise aclarar lo del tal Marcos estaba haciendo mi trabajo pero Henry hablo antes que yo.
- ¿Qué has hecho últimamente?
- ¿Ultimamen…? - - ¿desde ayer? – y sentí que mi tono no fue tan amistoso en esa última parte
- Si bueno, últimamente, o... ¿Qué vienes a hacer por aquí? ¿andas buscando trabajo?
Por su expresión, seguramente levante la voz, el dolor de cabeza empeoraba y aquella lava que parecía recorrer mi cuerpo en calma apilaba unos vapores que presionaban contra mis cuerdas vocales, quería gritarle y sabía exactamente que decirle, con el pulso firme me lleve las manos al rostro y sin mirarlo directamente intente hablar en el tono más monótono que pude.
- ¿Me botaste y la manera de decírmelo es poniendo a otro a trabajar en mi puesto sin avisarme? – pero seguramente levante la voz…
Henry buscaba en mi mirada algo que le diera continuación a nuestro intercambio amigable, pero lo que hallo fue una ira creciente que perfumaba el ambiente en bilis y cianuro, se puso de pie y me lanzo una de sus sonrisas condescendientes y me hizo la sugerencia de que me terminara el café y que cuando me calmara un poco pasara por su oficina, antes de irse me dijo que era un placer volverme a ver mientras me extendía la mano, le regrese el gesto sin levantarme del asiento.
Pasaron unos 10 minutos y volví a revisar mi teléfono
[No es un numero equivocado, Víctor, ¡te necesito!]
Bueno, sea quien sea sabe mi nombre
[Quién es?]
Deje el teléfono en la mesa esperando la respuesta y presioné mis ojos con los pulgares para disipar el efecto que la luz blanca tenía sobre mis ojos sensibles. No hubo respuesta inmediata, respire profundo y me dirigí a la oficina de Henry y por allá a lo lejos escuche otra voz familiar llamando mi nombre
- Víctor!
Y me preguntó que como estaba en medio de un abrazo fuerte, ella había empezado hacia unos meses y me toco a mi enseñarle donde estaba cada cosa en la oficina, los nombres, lugares cercanos para comer, nunca hemos entablado conversación fuera del entorno laboral, pero parecía muy feliz de verme, preguntó que cómo estaba, que cómo me había ido, que en qué andaba y yo trataba de responder con una sonrisa y un “bien, bien, todo bien” a cada una de sus preguntas que incrementaban exponencialmente mi propia duda de estar en el lugar correcto, hasta que se me ocurrió preguntarle…
- Vicky, ¿hace cuánto que no nos vemos?
El frio que recorrió mi espina encontró un aliado en la vibración del celular en mi pecho y aquel número desconocido
- Cómo… ¿3 años? Más o menos.
Me aleje de ella con la excusa de tener que atender la llamada entrante y la promesa de pasar a verla antes de irme, deslice el circulo en la pantalla hacia el icono verde y escuche un apresurado
- ¡No vayas a colgar!
Era una ella, ¿quién eres? Fue la pregunta más apropiada pero nuevamente el dolor punzante en mi hombro fue alborotado por una palmada de saludo, esta vez me doblé del dolor y escuché a Henry nuevamente disculparse
- ¡Coño marico es que se me olvida!
- Tranquilo – diciéndole también a la mujer al otro lado del teléfono que no iba a colgar, que me esperara un momento
- ¿Todo bien? - Cuestiono Vicky con mas preocupación que duda
- Si, dame chance y voy al baño a ver qué es lo que tengo en el hombro que me duele tanto, ya vengo
Frente al espejo prístino de aquel baño con luces automáticas y lavamanos con sensores de movimiento, pude ver los vasos rotos que el colirio no pudo disimular en mis ojos, enjuagué mis manos hasta que estuvieran lo suficientemente frías para pasarlas por el rostro y cuello secándolas con el pañuelo amarillo antes de recoger el teléfono a un lado del lavamanos y continuar con la conversación
- Aquí estoy
Dijo mi nombre completo seguido de la dirección exacta de mi apartamento, describió mi cabello castaño hasta el último detalle del corte barato, el marrón de mis ojos con una precisión pantone y mis comidas favoritas dependiendo del humor y la ocasión. Yo iba quitándome el saco y aflojando la corbata hasta notar una forma diminuta de X en puntillismo que había penetrado la tela de mi camisa blanca. Desabroché suficientes botones para poder llegar a distinguir claramente una serie de diminutos puntos equidistantes en mi espalda cruzados con una X, todos menos uno. Con el pañuelo húmedo limpié la sangre del penúltimo que estaba tan fresco, hinchado y mal curado que no pudo haber tenido más de 24 horas en mi piel, solté un quejido de dolor inesperado y ella al otro lado del teléfono se detuvo.
- ¿Paso algo?
- Tengo… algo en la espalda
- Los tatuajes – respondió ella sin dudar un segundo. Sin perder detalles en como tenía tanta información sobre mi le pregunte cuales eran sus intenciones
- Hoy no sabes quién soy, pero ayer lo sabias, y tienes que venir porque necesito que seas quien eras ayer
El silencio era la única respuesta aceptable en ese momento y ella seguía insistiendo, llamándome por mi nombre, mi nombre que sonaba tan extraño en esa voz que no había escuchado jamás y al darle mi mejor discurso de “no sé quién eres o que quieres, pero si me vuelves a llamar voy a llamar a la policía” ella interrumpió para decirme
- Tus diarios, los tengo todos
- ¿Cuáles diarios?
- Los que has estado llevando durante los últimos 3 años – respondió cortante y segura – no tienes que creerme a mi Víctor, pero puedes creerte a ti mismo
Salí corriendo del baño y hacia la puerta, el vestíbulo, la calle, el metro, mi casa. No supe si le conteste a Henry su comentario de “que no vuelvan a pasar 3 años…” y le escribí a Vero un mensaje de “dónde estás?” seguido de otro preguntándole si había recibido alguna llamada extraña el día de hoy. Subí a revisar mi caja de diarios pasados, todos estaban allí, semana a semana, mes a mes, año a año, mis rutinas, mis canciones descubiertas, mis metas logradas y las que fueron dando paso a cosas que requerían menos esfuerzo y compromiso, la pantalla de mi teléfono aun brillaba con el “Número desconocido, 15 llamadas perdidas” y en la numero 16 conteste
- Todos están aquí, mis diarios, no falta ninguno
A lo que ella respondió con un simple y lapidario
- Revisa las fechas – y colgó
Estaban ahí todos, 2010, 12 meses, 2011, 12 meses, 2012, 2013, 2014, 15, 16 y 2017 con sus 7 meses hasta el presente que es el octavo, no falta uno solo, agosto 2017 leí en la portada del que estaba usando en ese momento, comprar harina de trigo y transferirle a papá, no hay error, yo no cometo errores, para eso son los diarios.
Tomé nuevamente el teléfono para llamar a aquella mujer y poner en evidencia su error cuando en la pantalla de bloqueo pude leer la fecha y la hora de hoy, 10:45am, martes 7 de abril, 2020.
Mi estómago se hizo un nudo que se deshizo al instante en un líquido frio y denso que congeló todo rastro viscoso de lava hasta la planta de mis pies, 3 años, 2017 al 2020, 3 años, debe ser un error, pero al encender la computadora me lo confirmó, intente llamar a Verónica, pero en el momento volvió a brillar mi pantalla con aquel “número desconocido”, que comenzó a recitar:
Agosto 2017, Quiero tomar toda esa amalgama de pensamientos que me invaden y exteriorizarlos.
Y continuó:
Entrenamos nuestras mentes para perdonar, para aceptar, para olvidar. Pero yo, yo no tengo nada que olvidar, que perdonar, pero si mucho que aceptar, he estado vigilado desde siempre, padres, maestros, jefes, cuya autoridad me ha mantenido caminando por esta línea recta de moralidad, la estabilidad y la normalidad. A tal punto que cuando ellos no están me vigilo yo mismo con sus propios métodos, sin voz ni decisión sobre mi propia vida ni mis propios actos, tomando cualquier oportunidad por insignificante que sea para darme una pequeña dosis de lo que podría ser. Pero de ahora en adelante, lo que podría ser, ¡será!
Y concluyó diciendo:
- ¿Suena a algo que escribirías tú?
Inmediatamente partí a la dirección que me había dado, me tomó poco más de hora y media encontrar el lugar y otra hora y media antes de armarme de valor para entrar en aquel edificio que albergaba el apartamento 11-B con vista al oeste.
Cuando abrió la puerta me sorprendió su fragilidad, no más de 26 años, delgada, cabello recogido, en shorts y franela de pijama. Entré en silencio asegurándome de no ver alguna sombra extraña o escuchar algún sonido que indicara la presencia de un tercero, ella cerró la puerta detrás de mi sonriendo “no hay nadie” dijo mientras leía mis pensamientos como si hubiese entrado en un lugar familiar para ella. Se presentó como Adriana, aunque sospeche que no era su nombre verdadero, me ofreció café a lo que me negué pidiéndole de inmediato que me mostrara los diarios si no era problema, apuntó a un pasillo a la derecha que conducía a uno más breve que se bifurcaba en dos cuartos, uno usado como habitación y el otro como estudio.
Entré en el estudio y me acerqué a una caja endeble llena páginas y páginas en orden de días, meses y años, a veces incluso horas, páginas y páginas enteras de narrativa intensa que detallaba desde el color de ojos hasta las medias de personas que nunca había conocido, la lectura de labios de conversaciones que nunca había tenido y canciones para armar playlists sugerentes que me hicieran entrar en el humor y la conciencia de aquellos personajes.
Encontré de mi puño y letra palabras que destilaban sangre y una crueldad sin límites. Mientras ella me explicaba, yo estaba maravillado con aquel sistema que aún no entendía, pero mi naturaleza de hábitos sentía orgasmos al ver las calificaciones de 0 a 5 estrellitas debajo de cada nombre inédito en la portada, “Sancho” se leía en uno, 3 estrellas, “Homero” en otro, 2 estrellas. Adriana me explico que la calificación era dictada por el nivel de dificultad y disfrute del proyecto, 1 estrella era una experiencia vacía y demasiado fácil, 5 estrellas eran ideales, pero según ella solo lo logramos una vez. todos estaban identificados por numero en la parte de atrás, encontré niveles de sadismo y tortura que devengaban en una corriente de éxtasis catártico al centro mismo de mi sexo, y entonces, ella.
Ella que venía a limpiar el desastre, ella que venía a degustar en donde fuera y en cualquier entonces aquel torrente de excitación enfermiza que deslizaba en su lengua despertando cada una de las papilas gustativas de su morbo, ella con sus ojos inmensos que hiperventilaba y sufría taquicardias de gusto al ver como yo terminaba una vida tras otra después de que su encanto de sirena en tierra las atraía, ella que disfrutaba saber que yo era capaz de hacerle esas cosas a cualquier persona, incluyéndola, ella que me pedía que la ahorcara como en el diario de septiembre del 2018 que tenía una calificación de 4 estrellas, ella que me pedía que me riera mientras la dejaba amarrada a la cama, llorando, cubierta de mi saliva y su sangre, supurando en hematomas y quemaduras de cigarrillo como en mayo del 2019 con calificación de 3 estrellas, ella que me pedía que le pusiera el cuchillo entre las piernas y la dejara sentir el filo rozando su piel como en febrero del 2018, ella que quería vivir en la incertidumbre de si la muerte le permitiría renacer una vez más entre mis brazos.
Era yo en todas y cada una de esas líneas, ese yo que finalmente podía leer sus propias vísceras para complacerlas en cada capricho, era yo en cada página, y me perdí tanto en la lectura que devore casi la mitad de los diarios en la caja antes de poder reaccionar y hacer una cuenta mental, hay solo 19, dijiste que eran 3 años, 3 años son 36 meses, y ella me contesto que en total habían 28, de esos 28 solo 27 estaban terminados, pero que las condiciones nunca fueron ideales para el numero 28, por eso a tu ultimo puntito en la espalda le falta la X
- ¿Pero y donde están los demás? ¿Dónde está el numero 1? – sentía ese aventón enérgico mezclado con el vapor acumulándose en la parte de atrás de mi garganta
- Vienen en camino
Me quiero quedar con ellos, todos y cada uno de ellos, los quiero, son míos, y quiero el número 1, quiero saber cuál fue esa experiencia de 5 estrellas que nunca pude repetir con nadie más, Adriana no puso objeción alguna, pero si una condición, yo tenía que convencer al hombre que venía en camino de dármelos, pues él los quería también.
En lo que a mi concernía todo aquello era ficción, pura ficción, yo no soy capaz de esas cosas, no tengo en mi la falta de humanidad para arrancarle la yugular a un hombre de un tajo con mis dientes solo porque el azar lo puso ese mes frente a Adriana y este cometió el pecado mortal de devolverle una sonrisa, yo no soy esta persona descrita en los 19 diarios. Pero ella insista que sí con una sonrisa de calma y me invito a seguir leyendo mientras iba a preparar café.
- Pero ¿cómo es que no recuerdo nada de esto?
- Para eso son los diarios, escribes para recordar, si no los tienes no recuerdas
Fue entonces cuando sonó el timbre, Adriana responde a la puerta y escucho un intercambio de voces que se fueron intensificando y fluctuaban entre una conversación íntima y una discusión de la que no quieres que tus vecinos se enteren. Entre la duda de si debía salir o esperar algún tipo de señal me volví a desaparecer en la lectura de aquellos códigos, un signo para tareas pendientes, otro para tareas no completadas, había formas de conectar eventos con un simple trazo, debí estar realmente inspirado para lograr semejante simplicidad, entonces la discusión dominada por el hombre llamado Cristian empezó a ser más evidente, al igual que sus razones, él estaba fraguando un chantaje por los diarios, y Adriana no se los iba a dar, todos queríamos aquel material, el para explotarlo, ella para fantasear y yo para conocer de lo que soy capaz, traté de absorber cada línea disponible a mis ojos antes de que la inminente acción se hiciera obligatoria, y tuve que estar de acuerdo con aquella voz que se colaba por los espacios voyeristas entre el marco y la puerta cuando dijo “no sé cómo eres capaz de semejantes cosas y además de protegerlas como si fueran sagradas”.
Adriana trataba de distraerlo negociando, la mitad para ti y la mitad para mí, 24 y 24, pero Cristian no aceptaba, era todo o la policía, y pude escuchar a Adriana cuando le dijo en voz fuerte y clara “¡Ay está bien Coño! ¡Llévatelos todos! Están aquí en el estudio, ven”
Y entendí su plan, como siempre, ella los atrae, yo… me encargo de lo demás
El dolor de cabeza había desaparecido por completo, mis ojos podían detallar un cabello a 20 kilómetros, sentía cada paso que daban en mi dirección y la compresión y expansión de sus pulmones inhalando y exhalando lo que él no sabía eran sus últimas bocanadas de aire.
Lleve mi mano al bolsillo izquierdo del pantalón y le quite la tapa al bolígrafo, la boca de mi estómago se había abierto hambrienta y salivaba tanto que tuve que usar la manga de mi camisa para limpiarme la barbilla, podía sentir la sangre hirviendo desde la planta de mis pies llenando de un vapor que escapaba de mi cuerpo a una velocidad inmedible por cada uno de mis poros. Pasó solo un segundo desde que la mano de Adriana giro el pomo en la puerta hasta que mi bolígrafo azul estuvo clavado a la derecha de la tráquea de Cristian, que sacaba la lengua y abría sus ojos hasta que se desorbitaron de sus cuencas, que giraba sobre su propio eje tratando de coordinar sus manos para quitar aquel objeto que era mi emisario para robarle la vida. Mi espalda estaba contra el muro y la duda desapareció de mí, puse mi mano en su frente mientras Adriana expectante mordía sus labios y lengua exhalando como un toro sobre estimulado antes de la faena, lo lleve contra el muro y ante su intento de pelear solo tuve que esquivar sus manos torpes, retire el bolígrafo de un tirón y volví a insertarlo del otro lado de su tráquea, los orificios excitados por el aire apresurado tratando de llegar a ninguna parte expedían chorros de sangre que se achicaban y se agrandaban como el espectáculo de una fuente, boqueaba y sentí su temperatura cambiando en la palma de mi mano, sus labios transitaron del blanco al morado y sus ojos se perdieron en algún lugar detrás de su cabeza, lo deje caer y mientras su cuerpo inerte se derramaba a mis pies. Le die a Adriana
- los quiero todos
- te hago la última X si me dejas el 28 –respondió- yo puedo terminar de escribirlo
Al llegar a mi apartamento, sin terminar de limpiarme de lo que había sucedido un par de horas antes y temiendo que la mañana se vuelva a robar mis recuerdos, saque los 27 tomos y los tiré sobre la cama buscando desesperadamente primero, di vuelta a cada uno para buscar el número que los identificaba hasta que, al fin, allí estaba, aquella descripción que mi cuerpo ansiaba, salte directamente a la última página para leer:
No pensé que fuera tan sencillo, escribirle después de 7 meses para pedirle que habláramos con aquel cliché de que teníamos que cerrar ese ciclo definitivamente. Llegó a mi apartamento y entro a la habitación, Vero esperaba detrás de la puerta…
Cerré el diario inmediatamente y escrito en bolígrafo azul sobre un desgastado cartón amarillo, en mi puño y letra, y con calificación de 5 estrellas, estaba aquel nombre que había resumido simplemente a la palabra “Amor”.
-----------------------------------------------------------------

Proxima Premisa: Relato Erótico
submitted by paxacutic to escritores [link] [comments]


2019.12.19 10:42 Dragonlibro_Patata (妖神记 / Tales of Demons and Gods) El Diario de Demonios y Dioses C3

Capítulo 3 Castigado a estar de pie
Después de escuchar lo que Nie Li dijo, los ojos de los plebeyos en la clase miraron hacia arriba. Todos ellos saben de la historia de Señor Ye Mo. Cuando uno quiere volverse una existencia poderosa, el Señor Ye Mo es un ejemplo a seguir. Excepto, que las palabras de Shen Xiu fueron muy duras. Esto causo que los estudiantes se mostraran deprimidos.
“Tu… En los cientos de años de Ciudad Gloria, el Señor Ye Mo fue el único capaz de llegar a ser de Rango Leyenda solo apoyándose en su propia habilidad,” Dijo Shen Xiu, mostrando un momento de duda.
“¿Pero no dijo la maestra Shen Xiu que eso era imposible? ¿Por qué está siendo tan contradictoria?” Nie Li dijo fríamente, “El Señor Ye Mo es un vivo ejemplo. No importa si es un noble o un plebeyo, el potencial futuro es infinito. Nada es difícil, mientras uno esté dispuesto a hacerlo.”
Shen Xiu casi explota. Este chico es muy malévolo. El sigue agarrando los huecos en sus palabras y constantemente atacándola. ¡No tiene respeto por los mayores!
Ella miro fríamente a Nie Li. Él se atrevió a contradecirla abiertamente enfrente de tantas personas.
¡Ella no se lo dejara fácil a Nie Li en el futuro!
No muy lejos, Du Ze estaba mirando a Nie Li. Sus ojos estaban completamente llenos de gratitud. Aun cuando Nie Li es un noble, el todavía corrió el riesgo de ofender a la maestra Shen Xiu al hablar por los plebeyos. Esto lo dejo muy agradecido. El corazón de un adolescente es muy primitivo, aun así, él ya ha visto a Nie Li como su amigo.
Shen Xiu dijo, “Boca floja, ¿Crees que poniendo las cosas de esta manera podrás cambiar la dura realidad? Tu solo miraste el glorioso momento de Señor Ye Mo, pero no miraste a todas las demás personas que fallaron. Sin mencionar que siendo un Espiritista Demonio, incluso volviéndose un peleador en si es muy difícil de lograr. Nie Li, ¿Verdad? Tú puedes ser considerado de la sangre aristócrata. Desde que no sabes cuándo cerrar la boca, veré que tipo de talento tienes.”
Shen Xiu bajo su cabeza y miro al papel en sus manos. Después de mirarlo por un corto tiempo, ella burlándose se rio,
“Nie Li: Reino Alma Rojo, fuerza actual de Alma 5, Fuerza 21. Con tu talento solo puedes alcanzar Rango Bronce de peleador en toda tu vida. Queriendo volverse un Espiritista Demonios simplemente imposible. Incluso eres inferior a alguno de los plebeyos. ¡No me sorprende que te atrevas a hablar de esta manera. Solo estas tratando de esconder tu propia baja auto-estima!”
El grado del Reino Alma esta diferenciado por los colores: Rojo, Naranja, Amarillo, Verde, Cian, Celeste, Índigo. De los siete diferentes grados, el rojo es considerado el peor. Es el más débil de los bajos niveles. Una persona normal tendría naranja o amarillo. Teniendo un verde o cian ya puede ser considerado genio. Mientras que un Celeste y índigo solo existen en las leyendas.
Después de escuchar lo que dijo Shen Xiu, el grupo de plebeyos empezó a sentir pena por Nie Li. Como alguien de la nobleza, el talento de Nie Li puede ser considerado el peor. Ellos temen que le será difícil tener siquiera algún logro en su vida.
Ye Zi Yun miro a Nie Li y suspiro gentilmente. Aun cuando su impresión hacia Nie Li era buena, conociendo que su talento era tan horrible, ella no podía evitar el sentir pena por él.
Shen Yue, quien estaba sentado al lado de Ye Zi Yun, frunció sus labios con desdén. Si él hubiera sabido antes del horrible talento de Nie Li, él ni siquiera lo habría considerado una amenaza.
Simplemente Nie Li no está calificado. Con su horrible talento, el solo podía vivir en la parte más baja de Ciudad Gloria, y el, Shen Yue, era de una de las tres grandes familias. Como un descendiente directo de la sangre de la Familia Sagrada, ¿Cómo podría Nie Li competir contra él?
Si no fuera por Ye Zi Yun, él ni siquiera habría venido a esta clase basura en compañía de la basura de Nie Li.
Shen Xiu agresivamente continuo, “Con tal talento, incluso entre tu familia, no podrás obtener ninguna atención. Aun así, ¡Actúas tan rudo hacia tus mayores!”
Las palabras de Shen Xiu hicieron que Nie Li recordara su pasado. Antes de que la Ciudad Gloria fuera destruida, Nie Li en verdad era débil. Justo como Shen Xiu dijo, él se quedó en el Rango Bronce de nivel 3 y era incapaz de avanzar más. No le daban atención en el instituto o en la familia. Él era tratado como polvo.
Si no fuera porque Nie Li salvo la vida de Ye Zi Yun sin preocuparse por su propia vida, ni siquiera él habría podido obtener el favor de esta diosa. Ye Zi Yun ya estaba en el Rango oro 1 nivel de Espiritista Demonio en ese tiempo. La distancia entre los dos era como el abismo. Al final, Nie Li ni siquiera estaba calificado para pelear al lado de Ye Zi Yun. El solo podía ver a Ye Zi Yun morir enfrente de él por las garras de una bestia mientras su cuerpo lentamente se sumergía en la arena del desierto.
Esto siempre ha sido una aguja en el corazón de Nie Li.
Con pura suerte, el logro pasar el Desierto Sin Fin vivo. Nie Li tuvo varios encuentros misteriosos y se dio cuenta que incluso el tal llamado “Talento” también podía ser aumentado.
Si esto fuera su vida pasada, Nie Li definitivamente no tendría el coraje para criticar a la maestra. Pero él es diferente ahora. Él tiene confianza de que algún día toda la gente que lo miro hacia abajo sepa que el llego a un Nivel que nunca han podido imaginar.
Él debe ser indomable, incluso si eso significa matar a cualquier dios o burda que se ponga enfrente de su camino.
Todos estaban sorprendidos de que aun cuando Nie Lie estaba siendo ridiculizado por la maestra, no había ni una pisca de vergüenza en su rostro. Al contrario, su mirada estaba firmemente centrada en Shen Xiu y dijo, “Maestra Shen Xiu, usted piensa que el Reino Alma decide el futuro de la persona,
¿Verdad? Con ese asqueroso carácter suyo, usted solo defenderá a los talentosos y se reirá de los mediocres. Y aun así, todavía habla de principios. Solo está tratando de esconder su asqueroso carácter.”
Escuchando a Nie Li, el cuerpo de Shen Xiu tembló con ira. Ella nunca se ha encontrado con tal tipo de estudiante. El en verdad se atrevió a contradecirla de esa forma. Las palabras de Nie Li golpearon directamente en los escondidos pensamientos en su corazón, causando que ella se enojara. Ella maldijo incontrolablemente, “¡Silencio! ¡¿Quién te crees que eres para desacreditar a tu maestra?!”
Nie Li frunció sus labios con desdén.
“Siento vergüenza tan solo de tener una maestra como tú. Puedo garantizar que en esta clase, habrá muchos plebeyos excediendo tu imaginación. Ellos tendrán inimaginables logros. En vez de hacernos entrenar pacientemente, tú usas palabras duras para atacar la confianza de tus alumnos. ¡Tú no mereces ser una maestra! Aun cuando mi talento es débil, ¿Qué tiene? ¡Un día, yo me volveré de Rango Leyenda como el Señor Ye Mo y me casare con la mujer más bella de la ciudad Gloria!”
Mientras hablaba, la mirada de Nie Li fue a parar a Ye Zi Yun, quien estaba sentada muy lejos. Sus ojos brillando con absoluta resolución.
Cuando ella vio a Nie Li mirando hacia su dirección, sin saber porque, sintió de pronto a su corazón latir más rápido. Sus mejillas estaban rojas. Ella nunca habría pensado que Nie Li fuera tan audaz y decir eso en la clase. Después de encontrarse con la mirada de Nie Li, ella sabía el significado de aquellas palabras. Excepto, que en su corazón, ella no tenía ningún sentimiento por Nie Li. Después de escuchar el discurso de Nie Li, ella tenía un indescriptible sentimiento.
Viendo la expresión de Ye Zi Yun, el rostro de Shen Yue se volvió pálido. Aun cuando él y Nie Li no son del mismo estándar, él todavía se sentía un poco amenazado por él.
“¡Hahahaha! ¡Esta es la broma más graciosa que he escuchado! Alguien con un Reino Alma de color Rojo en verdad dijo que quiere volverse un Espiritista Demonio de Rango Leyenda como el Señor Ye Mo. Aun cuando el Señor Ye Mo era joven, él ya había sido probado y mostro su increíble talento. ¡Él tenía un Reino Alma de Color Cian! ¿Tú crees que puedes apoyarte solo en la suerte? ¡Ridículo!” Shen Xiu continuo riéndose de él sin piedad, “En vez de ser un buen hablador aquí, ¿Por qué no mejor empiezas a aprender seriamente?”
Las próximas palabras de Nie Li eran poderosas y resonaron.
”Sé que tu corazón está lleno de desprecio, pero un día yo callare esa boca tuya con pruebas contundentes. ¡Las aptitudes no pueden determinar los logros de una persona! Nosotros usamos al débil para derrotar al fuerte, ¡Para superar a los cielos! ¡Nosotros los practicantes ya estamos desafiando a lo imposible al ir contra los cielos!”
Las palabras de Nie Li no pueden dejar de hacer la sangre rugir en los estudiantes de la clase. Practicando ya era desafiar a los cielos. Si alguien no se oponía a los cielos, ¿Cómo podían hablar de la práctica?
Nie Li anuncio poderosamente, “Peleando continuamente sin corazón, sin el coraje de convertir lo imposible en posible, incluso teniendo extraordinario talento sería inútil. Desde que yo, Nie Li, nací en este mundo, ¡Yo seré el que desafié lo imposible! Maestra Shen Xiu, ¿Qué le parece tener una apuesta conmigo?”
Aun cuando Nie Li experimento numerosos contratiempos en su vida pasada, él nunca se rindió. Desde que los cielos le dieron la oportunidad de renacer, en esta vida el usara una inimaginable velocidad para llegar hasta la cima.
“¿Qué apuesta?” Shen Xiu se mofo.
“Apostaremos que en la prueba que se aproxima en dos meses, yo seré capaz de alcanzar el Rango Bronce. Si fallo en lograrlo, yo dejare el instituto. Pero si alcanzo el Rango Bronce, entonces usted renunciara, ¿Qué le parece?” Dijo Nie Li inflexible, mirando a Shen Xiu.
Escuchando lo que Nie Li dijo, todos estaban sorprendidos. Todos y cada uno estaban con la boca abierta ante la propuesta de Nie Li con la maestra Shen Xiu. Aun cuando estaban esperando con ansias que Nie Li ganara, todavía pensaban que Nie Li no tenía oportunidad de ganar.
“Hahahaha. Eres lo suficiente gracioso como para decir que alcanzaras el Rango Bronce en dos meses. ¿Tú piensas que puedes aumentar tu Fuerza Alma de 5 a 100 en dos meses?” El rostro de Shen Xiu estaba lleno de despecho. ¿Nie Li se ha vuelto loco?
“Solo hice una pregunta. ¿Se atreve o no?” Nie Li ignoro lo que recién dijo Shen Xiu.
“Si ese es el caso, ¿Por qué no me atrevería? No puedo creer que un mocoso ególatra como tu pueda logar cualquiera cosa. ¿Contra quién crees que estás hablando?” Shen Xiu enojada dijo, “Tal rudeza ante tu maestra. Por los próximos dos meses, ¡Te pararas en la parte de atrás del salón y escucharas a la clase!”
Shen Xiu era famosa por ser poco razonable. Nie Li miro desdeñosamente a Shen Xiu. Y que importa si se tiene que parar en la parte de atrás de la sala, para Ni Lie este castigo es poco.
“Desde que la maestra Shen Xiu accedió a la apuesta, no se arrepentirá después,” Dijo Nie Li mientras se iba a la parte de atrás.
“¿Yo me arrepentiré? Que broma. ¡No vengas llorando a mi después!” Shen Xiu dijo mientras se reía.
Viendo a Nie Li parado en la parte de atrás, unos cuantos nobles chicos empezaron a reírse entre susurros.
“¡El futuro Espiritista Demonio de Rango Leyenda ha sido castigado~!” “Tsk, Tsk, ¡Entonces él tiene miedo de irse del instituto!”
“¿No estaba siendo egoísta justo ahora?”
“Dos meses para aumentar su fuerza Alma de 5 a 100. ¿Quién se cree que es? Incluso cuando Señor Ye Mo era joven, Él nunca pudo alcanzar tal increíble velocidad.” Shen Xiu se mofo.
Y que tiene si Nie Li está siendo egoísta. ¿No tiene todavía ella la última palabra en la clase? Ella naturalmente no le importó lo que Nie Li dijo. Dos meses para aumentar su Fuerza Alma de 5 a 100. Shen Xiu pensó que esto era una broma. ‘¡Esto definitivamente no pasara! Solo esperen a ver a Nie Li retirándose del instituto.’
Porque Nie Li había sido castigado a pararse en la parte de atrás de la clase por Shen Xiu, Du Ze estuvo silencioso por un momento, el apretó los dientes, entonces se levantó y se fue a parar al lado de Nie Li. Nie Li fue castigado por a hablar en defensa de los plebeyos, por eso naturalmente, él quiere pararse junto a Nie Li.
Viendo que Du Ze se paró junto a Nie Li en la parte de atrás de la clase, los ojos de Shen Xiu se volvieron negros y tarareo, “Desde que te gusta estar parado, puedes pararte junto a él.”
Nie Li y Du Ze se miraron. Sus ojos emitieron un sentido de entendimiento y ligeramente se sonrieron uno a otro. En este momento, Nie Li pensó en su vida pasada cuando él y Du Ze era mejores amigos.
Este Du Ze todavía sigue siendo ese Du Ze. Después de que Du Ze se parara al lado de Nie Li, Lu Piao estaba sumergido en sus pensamientos por un momento y se fue a parar al lado de Nie Li.
Nie Li sonrió y pregunto, “¿Por qué estás aquí?”
[T/N: OMG, él se paró al lado tuyo para apoyarte y lo tratas así? xD]
Lu Piao encogido de hombros, “Estar sentado es muy aburrido. Se siente mejor estar parado, ¿No puedo?”
“Hahaha, ¡Eso va contigo!” Nie Li se rio.
Lu Piao todavía sigue siendo el mismo del pasado. Aun cuando él hablaba mucha mierda, él es muy leal. Este castigo no tiene nada que ver con Lu Piao, pero él pensaba sobre Nie Li como su amigo, Y los amigos deben compartir el destino.
Sucesivamente, otros tres niños plebeyos se pararon al lado de Nie Li. Nie Li pertenecía a una familia Noble, pero el tomo el riesgo de retirarse del instituto para hablar por ellos. Ellos estaban agradecidos con él, por eso sintieron que tenían que apoyar a Nie Li.
Con esos hermanos a su lado, Nie Li pensó que no era tan malo estar castigado y su humor se volvió excepcionalmente bueno.
Cuando Shen Xiu vio esto, frunció el seño y su rostro se volvió feo. Puso un rostro frio y siguió la lectura.
“Después de ser probados, entre los estudiantes, Ye Zi Yun, con un Reino Alma de Color Cian, tiene una Fuerza Alma de 86. Shen Yue y Xiao Ning Er ambos tienen un Reino Alma de color verde, con una Fuerza Alma de 78. Ellos pronto llegaran al Rango Bronce 1-Estrella*. ¡Felicitaciones para ellos!” Shen Xiu dijo.
Su mirada fue a parar a Nie Li por un momento. Esto es verdaderamente talento, ¿Qué tiene Nie Li comparado a ellos?
[T/N: No sé si lo dije antes, pero eso de 1-estrella se refiere a los niveles de los Rangos, digamos Rango Bronce tiene hasta Nivel 5-estrella, donde después llegan al próximo Rango, algo así, todavía no se entiende mucho ya que quien lo traduce al inglés del chino, no ha dado una tabla de contenido explicando esto.]
Escuchando las palabras de Shen Xiu, los estudiantes en la clase gritaron en sorpresa. Un Reino Alma de Color Cian, ¡Con una Fuerza Alma de 86! Una persona tan increíble está en su clase. Con tal poderoso talento, ella tiene la oportunidad de ser de Rango Leyenda en su vida!
Los origines de Ye Zi Yun eran desconocidos, ella tenía una fresca y hermosa apariencia con extraordinario talento y un apoyo misterioso. Esto la hacia la figura más deslumbrante de la clase, y sobre Xiao Ning Er, su apariencia no era menor que la de Ye Zi Yun, pero su talento era ínfimamente inferior al de ella.
No importaba que, gente normal no tiene oportunidad de tomar a ninguna de ellas.

(Continuará...) Si no quieres esperar, lee más gratis en Bookista @ Google Play.
submitted by Dragonlibro_Patata to Wuxia_y_Xianxia [link] [comments]


2018.07.31 17:13 master_x_2k Zumbido I

Brian era más rápido que la mayoría de los hombres de su tamaño. Dio un paso atrás para esquivar mi golpe, luego giró su cuerpo en lo que estaba aprendiendo iba a ser una patada. La cosa era que no sabía a dónde se dirigiría esa patada, y generalmente no se contenía con sus patadas de la forma que lo hacía con sus puñetazos. Sabiendo esto, siguiendo sus instrucciones de ser impredecible, me lancé hacia adelante y lo tacleé torpemente.
Su muslo me dio en el costado mientras movía su pierna, lo cual dolió, pero no tanto como habría dolido la patada. Aun así, logré derribarlo al suelo. Cualquier sensación de victoria que podría haber sentido fue efímera, porque caí con él, y él estaba más preparado para lo que venía después. Cuando golpeamos el suelo, él usó sus manos y su muslo aún levantado para llevarme a su derecha. Antes de poder orientarme, él se dio vuelta en mi dirección y se sentó a sobre mí.
Lancé un puñetazo a su costado, pero él me agarró la muñeca y giró mi brazo hasta que mi codo apuntó a mi ombligo. Agarré su camisa con la otra mano, con la esperanza de quitármelo de encima (ni de cerca), y también agarró esa muñeca. Ajustó su agarre en mi brazo derecho retorcido y sujetó mis brazos contra el suelo, extendidos sobre mi cabeza.
“Es un comienzo”, me sonrió.
Al darme cuenta de la posición en la que él me tenía, sintiendo la presión de sus muslos contra mis caderas, su peso descansando parcialmente en la parte inferior mi cuerpo, debo haber perdido algunas neuronas. Mi proceso de pensamiento se detuvo por completo. No ayudó que lo primero que mi mente interpretó con ‘comienzo’ era que esta posición nos llevara a algo más.
“Si seguimos así, podrías ser una buena luchadora”, elaboró. “Cuando estábamos en el suelo, aquí, y te empujé hacia un lado, deberías haber seguido el impulso. Obtener un poco de distancia. Si lo hacías rápido, podrías incluso haber estado de pie antes que yo, lo que sería una buena posición para atacar.”
“Mmm”, fue la respuesta más coherente que pude lograr.
“¿Vas a dejarla levantarse o estás disfrutando demasiado de esto?”, Lisa le preguntó, desde donde estaba sentada en el sofá. Ella tenía los brazos cruzados, su barbilla sobre un cojín. Tenía las manos cruzadas frente a su boca, escondiendo lo que sospeché que era una sonrisa divertida.
Brian sonrió mientras se ponía de pie, “Lo siento, Taylor. ¿Quieres intentar una ronda, Lise?”
“No estoy vestida para eso, es muy temprano en el día, y no le negaría a Taylor su diversión”, dijo, sin levantar la cabeza. Cuando le di una mirada irritada, ella me guiñó un ojo.
Brian y yo nos pusimos de pie y nos miramos, entonces ambos titubeamos, quedándome justo fuera de su alcance.
“Me sorprende que ustedes dos estén en buen estado para esto”, comentó Lisa, “¿No les duelen las piernas de estar a los brincos anoche? Tú especialmente, Taylor. Fuiste a correr esta mañana, ¿y ahora estás entrenando?”
“Si mis rodillas pudieran hablar, estarían gritando de agonía”, le respondí. Levanté mi mano mientras Brian se movía para atacar mientras yo estaba distraída, y él retrocedió de nuevo. “Pero mantenerme activa hace que mi mente no se preocupe.”
“¿Todo está bien?”, Me preguntó Brian. Me encogí de hombros, miré a Lisa.
“Taylor se fue a casa”, explicó Lisa, “Tuvo una discusión con su padre, regresó aquí. Podría quedarse un tiempo, ¿sí?”
“Sí”, le hice eco.
“Lo siento”, simpatizó Brian.
“Yo también”, dije. Me acerqué más, tratando de provocarlo para que se moviera, pero él no cayo con eso. “Amo a mi papá. Realmente nunca tuve esa fase que otros tuvieron, donde me sentiría avergonzada de estar cerca de él, donde no nos entendíamos. Pensé que éramos más cercanos que eso, hasta anoche.”
“¿Las cosas van a estar bien?”
“Realmente no lo sé”, respondí. Cambiando de tema, admití, “Está bien, estoy atascada. Estoy parada aquí, frente a ti, y no sé qué puedo hacer para que no terminar golpeada o arrojada al suelo. Si avanzo, hay un millón de cosas que podrías hacer para patear mi trasero. ¿Qué harías, en mis zapatos?”
“¿Honestamente? Hmm,” se relajó un poco, “Buena pregunta. Supongo que iría por la cosa más cercana que pueda usar como arma.”
“Aparte de eso. No hay nada que pueda agarrar que sirva para pelear sin lastimarte de verdad.”
“Creo que haría lo que estás haciendo, espera a que el otro tipo haga un movimiento.”
“Bueno. Entonces muévete.”
Él lo hizo. Dio un paso más cerca, fingió dar una patada, luego se agachó para intentar patearme los pies. Podía manejar eso al menos – Salté un poco para evitar su pie mientras se movía debajo de mí. Aun así, él estaba un paso por delante de mí, poniéndose en pie con la pierna extendida y usando su hombro para poner mi culo en el suelo. Tomé su consejo de antes, usando el impulso, rodando hacia atrás para crear cierta distancia, pero él tenía la ventaja de tener ambos pies en el suelo. Dio media vuelta y me siguió, movió su rodilla hacia adelante y se detuvo a unos centímetros de mi cara.
“Estás aprendiendo”, dijo.
“Muy lentamente.”
“Estás aprendiendo”, subrayó, “escuchas lo que digo, lo tienes en cuenta y casi nunca tengo que recordarte algo dos veces.”
Él me ofreció su mano, y cuando estiré la mano para tomarla, él se agarró a mi brazo. Agarré el suyo, y él me ayudó a levantarme.
“Vengo con café y desayuno”, dijo Alec, “que cierto líder del equipo fue demasiado perezoso para traer.”
“Oh, vete a la mierda, Alec”, respondió Brian, sin ningún veneno en su voz. Soltó mi brazo para tomar un café. “Te traigo algo nueve días de cada diez, de camino a aquí.”
“Ese es tu impuesto por la inconveniencia de que vivas fuera del departamento”, respondió Alec, avanzando hacia el sofá y dándonos a Lisa y a mí nuestros cafés. Lisa tomó la bolsa de papel y sacó unos muffins, entregándome uno. Me senté en el sofá junto a ella.
“Entonces”, se dirigió Brian al grupo, mientras todos caminábamos hacia los sofás. “Creo que es importante sacar algunas cosas del camino, ahora que sabemos para quién estamos trabajando, por qué y nuestras posibilidades para el futuro.”
Perra se instaló en el otro sofá con sus perros brincando a su alrededor mientras levantaba los pies a su lado. Eso dejó a Brian sentado en el espacio vacío entre Alec y yo. Me sentí dolorosamente consciente de dónde su pantorrilla y su brazo tocaban mi pierna y mi hombro. Había estado corriendo y luchando, probablemente estaba sudorosa. ¿Tenía olor? ¿Le daría asco eso? No pude evitar sentirme cohibida, pero me habría llamado más la atención si hacia algo al respecto. Traté de enfocarme en la discusión en su lugar.
“En primer lugar, no creo que debamos votar por mayoría sobre esto que propuso Coil. En lo que a mí respecta, esto es demasiado importante, cambia demasiado las cosas, para que sigamos adelante si alguien va a estar descontento o molesto. Llegamos a un consenso o no lo hacemos.”
No fui la única en asentir en silencioso acuerdo.
“Segundo, Alec, tengo que preguntar sobre lo que dijo Coil. Identidad pasada, tu padre. ¿Es esto algo que va a regresar y arruinarnos el día?”
Alec suspiró y se apoyó contra el brazo del sofá con un giro de sus ojos, “¿No hay posibilidad de que podamos ignorar eso?”
“No lo sé, ¿podemos?”
“Mi padre dirige su propio grupo en Montreal. Trabajé para él al principio.”
“¿Quién es él?” Presionó Brian.
“Nikos Vasil. Heartbreaker.”
Mis cejas se elevaron por eso.
Lisa silbó, “Después de que Coil soltara ese detalle, hice una lista mental de posibilidades. Lo tenía reducido a cuatro. Heartbreaker era uno, las piezas encajaban, pero era tan difícil de creer.”
“Él es grande”, dijo Brian.
“No”, Alec negó con la cabeza, “Da miedo. Él es de interés periodístico. Pero él no es gran cosa.”
Heartbreaker era lo que conseguías cuando alguien tenía un poder como el de Gallant, la capacidad de manipular emociones, y absolutamente ninguna compunción sobre usarlo egoístamente. A diferencia de Gallant, Heartbreaker no necesitaba dispararte con ninguna explosión de energía para afectarte. Solo necesitaba estar cerca de ti, y los efectos eran a largo plazo o permanentes.
A pesar de los intentos de Alec de minimizar quién y qué era su padre, era difícil ignorar el hecho de que había crecido escuchando lo que este tipo había hecho en las noticias de la noche, que había encontrado menciones de él en línea desde que comencé a navegar la web buscando cosas sobre capas cuando era niña. Heartbreaker encontró mujeres hermosas, las hizo amarlo, realmente amarlo, y formó un grupo similar a un culto con ellas sirviéndole todo lo que quería en bandeja, cometiendo crímenes para ganar su favor. Lo adoraban hasta el punto que estaban dispuestas a morir por él. Por conclusión natural, sus métodos significaban que tenía muchos hijos. Alec incluido.
“Maldición”, murmuré. Le pregunté a Alec, “¿Creciste con ese tipo?”
Él se encogió de hombros, “Era normal para mí.”
“Quiero decir, ¿cómo fue? Ni siquiera puedo hacerme una idea. ¿Las mujeres fueron amables contigo? ¿Qué- Cómo es que funciona eso?”
“Las víctimas de mi padre solo tenían ojos para él”, dijo Alec, “así que no, no fueron amables ni conmigo ni con mis hermanos y hermanas.”
Detalles” , Lisa dijo, “Vamos. Habla.”
“No soy una persona comunicativa.”
“Habla o te pateo el culo”, amenazó.
“Lo mismo digo”, agregué.
Frunció el ceño brevemente, luego cruzó un pie sobre el otro sobre la mesa de café, sentándose más profundo en el sofá con su café descansando sobre la hebilla de su cinturón. “Teníamos todo lo que podíamos pedir, en lo que respecta al dinero y otras cosas. Las víctimas de papá se ocupaban de las tareas del hogar, por lo que lo único que los niños tenían que hacer era cuidar de los bebés algunas veces. No tuve que ir a la escuela, pero algunos de mis hermanos y hermanas lo hicieron solo para no estorbar a mi padre.”
“¿Por qué?” Pregunté, “¿O es una pregunta tonta?”
“Eh. Es difícil de explicar. Él nos cultivó, como un proyecto eugenésico, se desviaba kilómetros de su camino para recuperarnos si un miembro de su ‘familia’ le era arrebatado. Montaba una maldita cruzada si era necesario. Pero cuando estábamos cerca, casi no nos prestaba atención a los niños. Cuando prestaba atención, era para disciplinarnos o ponernos a prueba. La disciplina por lo general significaba obtener una dosis de terror paralizante por no escucharlo, insultarlo o incluso mirarlo a los ojos, a veces. Las pruebas sucedieron en nuestros cumpleaños o si había tenido un mal día... intentaba generar un evento detonante. No se supone que sea tan difícil, dado que éramos capas de segunda generación, obviamente, pero él comenzó cuando teníamos unos ocho años.”
“¿Cuántos años tenías? ¿Cuándo se presentaron tus poderes?” Pregunté, con voz baja, sintiendo una intensa compasión no solo por las víctimas de Heartbreaker, sino también por los niños en esa situación.
Fueran cuales fueran mis sentimientos, Alec logró parecer aburrido con el tema. “Difícil de decir. Como no fui a la escuela, y nadie realmente tenía registros, perdí la cuenta de los años. Diez u once, tal vez. Yo era su cuarto hijo en mostrar poderes, y había dieciocho o más de nosotros cuando me fui. La mayoría de ellos eran bebés, sin embargo.”
Lo que lo hacía a él, no a Grue, el que tenía más experiencia y antigüedad.
Alec se encogió de hombros, “Así que sí. Trabajé para él durante tres o cuatro años. Hicimos trabajos, aprendí el oficio familiar. Me llamé Hijack[1] al principio. Él comenzó a presionarme. Creo que tal vez estaba teniendo problemas para afectarme de la misma manera que antes de que mis poderes se activaran, por lo que compensó eso dándome ordenes todo el tiempo. Presionó mis límites, me hizo hacer cosas que eran peligrosas, cosas que fueron difíciles para mi conciencia. Quería que me rompiera, que le suplicará que se detuviera, para tener el poder de hacer que yo hiciera lo que él quería.”
“¿Y?”
“Y él me ordenó matar a este pandillero común de un grupo que intentaba sacarnos de su territorio. Cuando terminé, él me dijo que lo había hecho mal, que tenía que volver a hacerlo con un cautivo que habíamos tomado, y sabía que no importaba lo que hiciera, él me haría seguir haciéndolo. Solo otra forma de presionar mis límites. Me había convencido a mí mismo de que no me importaban las personas a las que estaba lastimando o este tipo al que acababa de matar, y tal vez no. Quizás todavía no. No sé. Pero tenía tan poco sentido.”
Se encogió de hombros, “No vi una verdadera razón para quedarme. Me fui. Cambié mi nombre, conseguí una nueva identificación y también cambié mi nombre de villano.”
Había matado a alguien por orden de su padre, lo que lo convertía en el segundo asesino del grupo. Armsmaster debe haber desenterrado ese detalle y haber sacado las conclusiones correctas después de conectar a Alec con su alter ego anterior.
“¿Cuándo sucedió esto? ¿Este asesinato?” Pregunté en con voz baja, “¿Qué edad tenías cuando mataste a ese tipo?”
“Hmm. Me había ausentado unos dos años antes de que el jefe se pusiera en contacto conmigo, que fue más o menos en esta época el año pasado, así que tres años. Tendría doce o trece años.
¿Era eso perdonable? Le habían obligado a hacerlo, había estado en circunstancias jodidas sin una verdadera brújula moral para seguir, siendo un niño. Por la forma en que lo describía, sin embargo, no me sentó bien. Asesinato a sangre fría.
“Dijiste que perseguía a sus hijos si se iban”, dijo Brian, “¿Eso sucederá aquí? ¿Si se da cuenta de que eres uno de los suyos?”
“No sé. Tal vez. Apuesto a que enviaría a uno de mis hermanos o hermanas para hablar conmigo, y me pediría que volviera antes de que él hiciera algo más. Si eso sucediera, probablemente me iría antes de que venga en persona.”
“O podríamos apoyarte”, señaló Brian.
“O eso”, estuvo de acuerdo Alec, aparentemente ajeno a la muestra de camaradería. “¿Algo más? ¿Alguna pregunta más para su servidor?”
“Docenas más”, le dije, “pero creo que tenemos que hablar del otro gran tema del día.”
“Sí”, estuvo de acuerdo Brian. “Estoy menos que encantado de que no hayas mencionado esto, tengo mis preocupaciones sobre la posibilidad de que un tipo como él pueda ir tras de ti, tras nosotros, pero no hay nada que podamos hacer al respecto por el momento. Centrémonos en asuntos más urgentes.”
Lisa levanto los pies junto a ella en el sofá, “¿Pensamientos sobre el trato? ¿Antes de votar?”
“Tiene sentido para mí”, respondió Alec. “Es algo que pensé que acabaría haciendo eventualmente, controlar un territorio, ser el jefe de un área, dejar que los verdes lleguen sin grandes esfuerzos.”
“Podría ser un gran esfuerzo”, le dije, “Dependiendo de qué tan secreto se las arregle para mantener esto, y qué tan exitoso sea. Si esto sale mal, significa que estamos en contra de las capas que el Protectorado decida arrojarnos. Podríamos terminar con los equipos de Boston y Nueva York viniendo a resolver el problema, si se corre la voz de lo que estamos haciendo.”
“Llámame optimista”, dijo Alec. “No creo que se ponga tan mal.”
“Taylor me recordó lo que dije sobre el robo al banco y lo que terminó sucediendo.” Esto dicho por Brian. “Hemos tenido éxito porque, en general, elegimos nuestras batallas, nos lanzamos a la ofensiva y tomamos por sorpresa a nuestros enemigos. En situaciones donde no lo hemos hecho, y estoy pensando específicamente en nuestra lucha con Bakuda, realmente tuvimos problemas. Ahí fue cuando nos acercamos más a la muerte. Considera que seremos los que estén a la defensiva si mantenemos este territorio y enfrentamos a todos los que se acercan.”
“Podemos encontrarle una solución”, Lisa respondió: “Planes, recopilación de información, ataques preventivos. Tengo la información interna, y no hay nada que le impida a Taylor usar sus bichos para vigilar el vecindario. Además, Coil no dijo que no podíamos contratar a otros parahumanos, solo que cualquiera que quisiera trabajar en Brockton Bay tenía que doblar la rodilla ante él. Entonces, teóricamente podríamos reclutar otros parahumanos, si es que lo necesitáramos, aumentar nuestras fuerzas.”
“Mi problema”, elegí mis palabras con cuidado, “Es que suena demasiado bueno para ser verdad. ¿Qué pasa si no funciona? ¿Qué pasa si terminamos miserables, o si él nos traiciona, o si él no es tan bueno en esto como él cree que será? ¿Nos vamos? ¿Podremos hacerlo?”
“Me escapé de mi padre”, dijo Alec. “¿Sería tan difícil dejar a Coil?”
No tuve una buena respuesta para eso. “Supongo que no sabemos lo suficiente sobre él o los recursos que tiene a su disposición para decir.”
“Tengo mis reservas”, dijo Brian, “pero me da la impresión de que Coil va a seguir adelante con esto, independientemente de si estamos dentro o no. Prefiero estar en esto que estar sentado al margen, viendo cómo sucede.”
“Sí”, estuve de acuerdo, “Creo que en este momento, lo que podemos ganar al decir ‘sí’, y tener razón, supera con creces lo que podemos perder.”
“Entonces, ¿quién está a favor del trato?”, Lisa nos preguntó.
Levanté mi mano. Alec, Brian y Lisa se unieron a mí levantando la suya. Eso dejó a la única persona que no había participado en la conversación sobre el trato de Coil como el único voto negativo. Perra pareció despreocupada mientras frotaba el hombro de Brutus.
“¿Qué pasa?” Brian le preguntó.
“No me gusta. No confío en él”, no levantó los ojos de Brutus.
Me incliné hacia delante, “No digo que estés equivocada al no confiar en él, ¿pero por qué?”
Angelica, el terrier de un ojo y una oreja, la acarició con la nariz, y Perra la rascó detrás de la oreja. Perra explicó: “Habla demasiado. La única razón por la que la gente habla como él es si están ocultando algo.”
“No creo que esté tapando nada”, dijo Lisa, “mi poder probablemente me daría una pista si estuviera escondiendo algo.”
“Voy con mi instinto, y mi instinto me dice que no. Además, las cosas están bien tal como están.”
“Pero podrían ser mejores”, dijo Alec.
“Tu opinión, no la mía. ¿Hemos terminado aquí? Dijiste que no aceptaríamos el trato a menos que todos estuvieran de acuerdo con él, y yo no lo estoy.”
Brian frunció el ceño, “Espera. Supuse que discutiríamos esto, nos escucharíamos el uno al otro.”
“Nada de qué hablar”, Perra se puso de pie y silbó dos veces. Sus perros saltaron del sofá para seguirla. “Me voy a trabajar.”
“Vamos”, dijo Brian, “No-”
Lisa lo detuvo, “Esperemos, entonces. Dijo que teníamos una semana, que podemos permitirnos esperar uno o dos días. Perra, ve a hacer lo tuyo, quítalo del camino. Pero tal vez trata de estar más abierta a la negociación y la discusión cuando surja nuevamente.”
Las cejas de Perra se unieron en una mirada, no dirigida a nadie en particular. Volvió su atención a recoger las cosas que necesitaba: bolsas de plástico, algunas barras energéticas, correas y una mochila con una vara de plástico azul brillante que sobresalía de un hueco en la cremallera.
“Oye”, dije, “¿Puedo ir contigo?”
Me había dicho a mí misma que quería conectarme con estos tipos, y eso no iba a suceder si simplemente me relajaba y participaba solo cuando me invitaban. Tenía que hacer el esfuerzo. Dado a lo que estaba renunciando al estar aquí, pensé que me lo debía a mí misma.
Perra, sin embargo, no quedó impresionado. La mirada que me dio podría haber enviado a un pequeño animal huyendo por su vida.
“Vete a la mierda”, escupió las palabras.
“Oye. ¿Qué?” Estaba aturdida.
“Quieres venir y molestarme para que cambie de opinión. Bueno, vete a la mierda. No vas a entrar en mi espacio, metiéndote en mis asuntos, para obligarme a hacer o decir algo que no quiero hacer.”
Comencé a levantar las manos, en un gesto de apaciguamiento, pero me detuve. Perra tenía un estándar diferente para manejar situaciones sociales. Ella no entendía cosas como el tono, el énfasis, el sarcasmo, y el precedente la había llevado a asumir el sarcasmo y la agresión de cualquier declaración. Y no solo era con declaraciones, tenía la sospecha de que el gesto de levantar las manos podía verse como agresivo, o algo así como un animal que intenta hacerse ver más grande, intimidante.
Tuve que comunicarme con ella de una manera que dejaba el menor espacio para interpretaciones erróneas.
“Vas a encargarte de los perros rescatados, ¿verdad? ¿Eso es lo que haces cuando sales? ¿Tu ‘trabajo’?”
“No es asunto tuyo.”
“Coil dijo que estás sobrecargada. Te ofrezco un par de manos extra, para que puedas darle a los perros más de la atención que necesitan.”
“Pura mierda.”
“Basta”, Brian comenzó a levantarse, “Tienes que calmarte-”
Puse mi mano sobre su hombro y lo empujé hacia abajo. “Estoy bien. Rachel, voy a hacerte un trato.”
Sus ojos se entrecerraron.
“Pienso que mi último trato fue bastante justo, ¿Podrías escuchar este?”
“Bien.”
“Déjame acompañarte. Ayudaré donde pueda, quizás hablemos, pero no hablaremos de Coil, a menos que lo menciones. A cambio, si lo menciono, o si trato de manipularte de una forma u otra, puedes darme un golpe libre de consecuencias.”
“Un golpe sin consecuencias.”
“Un golpe, como quieras, donde quieras pegarme. Sé que Brian dijo algo acerca de que no haya repeticiones del día en que nos conocimos, nada de peleas dentro del grupo o lo que fuera, pero esto sería una excepción. Totalmente permitido.” Eché un vistazo a Brian, que solo me miró con preocupación y meneó la cabeza con fuerza.
“Nah”, Perra respondió, “Me molestarás de alguna otra manera.”
Impulsivamente, le dije: “Entonces, ¿qué tal esto? Si terminamos, volvemos aquí, y resulta que arruiné tu día, obtienes ese tiro libre.
Ella me miró por un momento. “Así que solo tengo que aguantarte por unas horas, ¿y luego puedo tirarte los dientes?”
“No”, dijo Brian, levantando la voz.
“Sí”, le dije, dándole a Brian una mirada penetrante. “Si menciono la reunión antes que tú, o si te molesto.”
Ella me miró, “Lo que sea. Si estás ansioso por ser golpeada, es tu funeral.” Ella se quitó la mochila y me la arrojó. La atrapé con ambos brazos. Más pesada de lo que parecía.
Mientras me apresuraba para ponerme las zapatillas, Alec me susurró: “Estás loca.”
Tal vez. Probablemente. Pero no podía pensar en una mejor manera de acercarme a Perra.
Esperaba que esto no fuera algo de lo que me arrepintiera.
[1] Hijack: Secuestrar o tomar el control de un vehículo o una señal.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:46 master_x_2k Interludio III Los Custodios

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

____________________Interludio III Los Custodios____________________

El edificio que alberga la división local del Equipo de Respuesta a Parahumanos realmente no sobresalía. El exterior era todo ventanas, lo suficientemente reflexivo como para reflejar el gris oscuro moteado del cielo en lo alto. Solo un logotipo de escudo con las letras "E.R.P." lo marcó aparte de los otros edificios del centro de Brockton Bay.
Aquellos que ingresan al lobby se encuentran con una situación extraña. Por un lado, se podía ver a los diversos empleados vestidos de traje, entrando y saliendo apresuradamente del edificio, hablando en grupos. Un equipo de cuatro oficiales del EPR estaba en espera, cada uno estacionado en un área diferente del vestíbulo, equipado con el mejor equipamiento que el dinero podía comprar. Todos tenían chalecos de malla y chalecos de kevlar, cascos que cubrían sus rostros y armas de fuego. Sin embargo, el equipo era diferente, ya que dos de ellos tenían lanzagranadas colgando de correas al hombro con bandoleras de varias municiones especiales en el pecho, incluida una granada de extinción de incendios, una munición EMP y varias granadas de aturdimiento. Los otros dos tenían lo que parecía a primera vista ser un lanzallamas; si tiraran de los gatillos, expulsarían un espeso y espumoso chorro de espuma, suficiente para contener a todos menos a los villanos más fuertes y rápidos.
En marcado contraste con esto, estaba la tienda de regalos que estaría llena de jóvenes cuando terminara la escuela, luciendo una selección de figuras de acción, posters, videojuegos y ropa. Imágenes de un metro y medio de altura de los diversos miembros de equipo del Protectorado y los Custodios estaban colgados a intervalos regulares alrededor del lobby, cada una respaldada por colores brillantes.
Había un alegre guía turístico esperando pacientemente en la recepción, sonriendo con encanto a cualquiera que mirara en su dirección. Según un cronograma, guiaría a turistas y niños a las oficinas del ERP, la armería, el área de entrenamiento y el estacionamiento con las furgonetas de contención de parahumanos, mostrándoles lo que se necesitaba para administrar a los héroes locales. Para aquellos dispuestos a pagar por la gira premium, esperar hasta dos horas y sufrir la escolta de un escuadrón ERP, habría una parada adicional en la gira: un vistazo al Cuartel de los Custodios.
Cuando un agobiado equipo de jóvenes héroes se tambaleó hacia el vestíbulo, sin embargo, no hubo una gira, solo una mujer corpulenta con pelo corto. Llevaba una chaqueta y una falda de traje azul marino, y esperaba con un par de hombres de aspecto severo con trajes justo detrás de ella. Sin decir palabra, los condujo a través de una puerta detrás de la recepción y hacia una sala de reuniones.
“Directora Piggot. Señora,” Aegis la saludó, su voz tensa. Su traje estaba hecho jirones, y era más carmesí con su propia sangre que su blanco original. Estaba tan estropeado que su identidad civil podría haber sido revelada, si no fuera por la sangre seca y los trozos de carne que le habían quitado, algunas de las heridas tenían medio metro de ancho.
“Dios mío, Aegis,” sus cejas se elevaron una fracción, “Estás echo una porquería. ¿Qué pasa con tu voz?”
“Pulmón perforado, señora”, dijo Aegis con voz áspera, “creo que hay un agujero en mi pecho y espalda.” Como para demostrar, metió los dedos en la cavidad de su pecho.
La directora Piggot no apartó la vista, pero uno de los hombres que estaba detrás de ella se veía con un toque verde, “Puedo tomar tu palabra. No necesitas pasar tu brazo a través de tu pecho para demostrarlo.”
Aegis sonrió y retiró la mano de su pecho.
Su expresión se endureció, “No estaría sonriendo en este momento.”
La sonrisa de Aegis cayó. Miró por encima del hombro a sus compañeros de equipo. Gallant, Kid Win, Vista, Browbeat y Clockblocker llevaban expresiones adecuadamente sombrías.
“Esto fue un fiasco”, les dijo.
“Sí, señora. Perdimos”, admitió Gallant.
“Perdieron, sí. Eso es lo de menos. También causaron cantidades terribles de daño a la propiedad. Me temo que toda la destrucción causada por la niña mimada[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn1) de New Wave es también su responsabilidad, ya que la invitaron a participar. _Sin mi permiso._”
“Yo la invité”, dijo Gallant, “asumiré la culpa, y usted puede tomar los costos por el daño a la propiedad de mi fideicomiso.”
La Directora Piggot le ofreció una sonrisa delgada y completamente carente de humor, “Veo que le haces honor a tu nombre. Sí, estoy segura de que esa es la mejor manera de transmitir el mensaje. Tus compañeros de equipo y yo sabemos quién eres debajo de la máscara. De todos aquí, incluida yo misma, eres el más capaz de manejar una multa de decenas de miles de dólares.”
“No lo negaré, señora”, Gallant ahogó las palabras.
“Me temo que soy una creyente en el castigo, cuando se debe castigar. Tomar dinero de alguien con dinero de sobra no va a significar nada. Todos ustedes compartirán la cuenta entre ustedes. Como no puedo tocar los fondos fiduciarios que el ERP estableció para ustedes, tendré que conformarme con recortarles el sueldo. Tal vez la próxima vez, el resto de ustedes puede convencer a Gallant a que no invite a su novia”
Las protestas se superpusieron. “¡Su hermana estaba en el banco! ¡Ella hubiera ido de todos modos!” “¡Comienzo la universidad el próximo otoño!”
La Directora Piggot simplemente aguantó los argumentos y las quejas. Una persona más cínica incluso podría sugerir que disfrutaba oyéndolas. Cuando pasaron uno o dos minutos y estaba claro que ella no iba a responder o ser arrastrada a una discusión, los jóvenes héroes se sumieron en un huraño silencio. Se aclaró la garganta y habló de nuevo.
“Kid Win. Estoy muy interesada en saber de esta arma que desplegaste en el campo de batalla.”
“¿Mi Cañón Alternador?” Preguntó Kid Win, encogiéndose solo un poco.
“Tendrás que perdonarme”, sonrió Piggot, “El papeleo llega a ser un poco demasiado a veces. ¿Tal vez sabes dónde encontrar la documentación de nuestros equipos militares y científicos para este Cañón Alternador?”
“Dios, Kid”, Aegis gimió por lo bajo, con su voz arruinada.
Kid Win parecía más molesto por la reacción de Aegis que por otra cosa, “Yo, uh. Aún no lo he aclarado oficialmente. Solo pensé que sería mejor usar el cañón y hacer todo lo posible para detener el robo.”
“Ahí es donde estarías equivocado”, le dijo Piggot, “La realidad es que el dinero que se tomó del banco está muy abajo en mi lista de prioridades. Incluso puedes llegar a sugerir que no me importa.”
“Director-” comenzó Aegis. Él no llegó a terminar.
“Lo que me importa es la percepción pública de las capas. Me importa asegurarme de que obtengamos suficientes fondos para mantener a los Custodios, el Protectorado y los escuadrones del ERP pagados y equipados. Sin eso, todo lo que he trabajado para construir se viene abajo.”
“¿Qué vas a hacer?”, Le preguntó Kid Win.
“El cañón se desmantela, primero que nada.”
“¡No!” Aegis y Kid Win hablaron al mismo tiempo. La Directora Piggot pareció brevemente sorprendida por el desafío.
“Empecé con el Cañón Alternador, así tendría algo que sacar en caso de una amenaza de Clase A”, dijo Kid Win, “Deshacerse de él sería un total desperdicio. No me importa si nunca puedo usarlo de nuevo. Dáselo a tu escuadrón ERP. Le enseñaré a alguien cómo funciona. Puedes montarlo en uno de tus camiones o algo así.”
La Directora Piggot frunció el ceño, “La cantidad de tiempo y dinero que eso requeriría, para un evento que podría nunca ocurrir... no. Supongo que puedes quedarte el cañón.”
Kid Win prácticamente se hundió con alivio.
“Pero cualquiera que sea la fuente de poder, la vas a remover, y la mantendré bajo llave. Si una amenaza Clase A entra en juego, te la entregaré. Y el cañón todavía pasa por el proceso de revisión estándar para todo el material creado por Artesanos. Si no pasa la revisión, si estabas poniendo a las personas y a la propiedad en riesgo indebido con lo que hiciste hoy, me temo que podrías enfrentar una multa sustancial o un tiempo en la cárcel.”
Kid Win empalideció.
“¡Directora!” Aegis gruñó la palabra, dando un paso adelante.
“Cállate, Aegis”, gruñó Piggot, “Escucharte tratando de hablar con un pulmón perforado me duele a mí, y por mucho que admiro que defiendas a tu equipo, tu única bocanada de aire se desperdicia aquí.”
Kid Win se volvió hacia Aegis y le ofreció una pequeña sonrisa de disculpa.
“Kid Win, vienes con nosotros para una revisión disciplinaria. Todos los demás pueden retirarse. El grupo de turistas pasará por su alojamiento en una hora, y es probable que haya más de unos pocos periodistas mirando por la ventana. Traten de limpiarse para las fotos que indudablemente van a aparecer en los periódicos de mañana. Por favor.”
Los dos hombres vestidos de traje marcharon al miserable Kid Win por la puerta después de la Directora Piggot. Kid Win le lanzó una mirada preocupada a su equipo antes de que lo sacaran de la vista.
“Hagamos un recuento”, Aegis gruñó, “Gallant o Clockblocker al frente, ustedes decidan quién.”
El equipo salió caminando de la sala de reuniones y se dirigió a su ascensor reservado. Fue diseñado por Artesanos para impresionar a los turistas y ser mucho más seguro. Las secciones entrelazadas de metal se desplegaron y se deslizaron fuera del camino mientras se acercaban, luego se cerraron detrás de ellos. Bajaba de forma tan suave que era casi imposible saber si el ascensor se estaba moviendo.
Salieron a un largo pasillo de acero cromado.
“Voy a tener pesadillas”, gruñó Clockblocker, mientras tocaba con cuidado las ronchas alrededor de su nariz y boca, “Pesadillas con montones y montones de arañas.”
En el otro extremo del pasillo, llegaron a una terminal de seguridad. Aegis señaló a Clockblocker.
“¿Usualmente no lo haces tu?”
“Puede que tenga la retina desprendida”, admitió Aegis con su voz vacilante, “No quiero fallar el escaneo.”
Clockblocker asintió vacilante, luego se inclinó hacia delante para dejar que el terminal escrutara sus ojos. Las puertas de acero hicieron clic, luego se abrieron con un zumbido apenas audible, dejando que los jóvenes héroes y heroínas se abrieran camino en el área principal de su cuartel general.
La habitación tenía forma de cúpula, pero había secciones de pared que podían desmontarse y reordenarse sobre la marcha. Algunos habían sido creados para darles a los diferentes miembros del equipo sus habitaciones individuales, mientras que otros enmarcaban los umbrales que conducían a las duchas, el cuarto de archivo y su sala de prensa / reunión. Una serie de computadoras y monitores de gran tamaño estaban conectadas en red a un lado de la sala, rodeados por media docena de sillas. Uno de los monitores mostraba una cuenta atrás para el siguiente grupo de turistas, mientras que otros mostraban imágenes de cámaras en ubicaciones clave de la ciudad. El Banco Central era uno de ellos, una imagen oscura marcada por el rojo y el azul de las sirenas de la policía.
“¿Shadow Stalker está ausente?”, Preguntó Gallant.
“No pudo llegar a tiempo”, gruñó Aegis, “le dije que se quedara dónde estaba.”
“Ella va a odiar eso. ¿No tiene un gran odio por Grue?”, Preguntó Clockblocker.
“Parte de la razón”, Aegis gruñó las palabras, “le dije que se quedara. No necesito eso. Voy a ducharme. Curarme las heridas. Ustedes hagan el recuento de los hechos.”
“Claro que sí, Jefe,” Clockblocker saludó estilo militar. “Que te mejores.”
"Putos perros mutantes", murmuró Aegis, mientras se dirigía al baño. Se quito la mitad superior de su disfraz hecho jirones antes de que cruzar la puerta.
“¿Vista? ¿Puedes ir a agarrar la pizarra? Trae dos.” Gallant se volvió hacia su miembro más joven. Vista casi saltó en su apuro para seguir la orden.
“¿Qué le va a pasar a Kid?” Browbeat habló por primera vez, “No sé cómo funciona todo esto. ¿Es serio?”
Gallant consideró por un momento, “Podría ser, pero mi instinto me dice que Piggy solo quiere asustarlo. Tiene que dejar de probar los límites con las personas a cargo, o va a tener problemas reales en algún momento.”
“Entonces, no es exactamente el mejor comienzo para tu nueva carrera, ¿eh?” Clockblocker giró hacia Browbeat.
“Caraja, no me molestaría tanto si supiera lo que sucedió”, Browbeat se estiró, y sus músculos comenzaron a disminuir de tamaño, “Al menos entonces podría averiguar qué hacer mejor la próxima vez. Todo lo que sé es que de repente estaba ciego y sordo, y cuando traté de moverme, todo se torció por el camino equivocado. Entonces creo que me aturdieron.”
Vista regresó, arrastrando un par de pizarras en marcos de ruedas detrás de ella.
“Mantén ese pensamiento”, Gallant le dijo a su miembro más nuevo, “Hey, Clock, ¿no te importa si tomo el mando?”
Clockblocker aún usaba las yemas de sus dedos para explorar los bultos levantados en su rostro, “Adelante. Voy a posponer las cosas lo más que pueda en lo del liderazgo.”
“Eres el más viejo después de Carlos. ¿Solo serán tres o cuatro meses antes de que seas el miembro más antiguo?”
“Y mantendré esa posición ni siquiera el resto del verano antes de graduarme y pasarte el manto a ti,” Clockblocker sonrió despreocupadamente, “No te preocupes. Toma el control.”
Gallant se quitó el casco y lo sostuvo en una mano, pasándose los dedos por el cabello rubio húmedo por el sudor. Sonrió triunfante a Vista mientras colocaba las pizarras blancas para que todos pudieran verlas, “Gracias.”
Gallant no necesitó usar su poder para obtener una respuesta emocional de la heroína de trece años. Ella se puso de un rosa brillante. No podría haber ninguna duda para los presentes de que le gustaba su compañero de equipo mayor.
“De acuerdo muchachos”, dijo Gallant, “antes de comenzar, creo que es importante aclarar algunas cosas. En primer lugar, lo más importante, hoy no fue un fracaso. Incluso diría que hoy fue una victoria para los buenos, y comenzamos a establecer eso aquí y ahora.”
Se tomó un segundo para medir las reacciones incrédulas de su audiencia, luego sonrió.
“Los Undersiders. Hasta el momento, han pasado desapercibidos, pero más recientemente han comenzado a realizar trabajos de mayor perfil. Golpearon al casino Ruby Dreams hace cinco semanas, y ahora acaban de robar el banco más grande de Brockton Bay. Esta vez tuvimos la suerte de ponernos en su camino. Eso significa que finalmente tenemos información sobre su grupo.”
Se volvió hacia la pizarra y escribió los nombres de sus oponentes. Grue, Tattletale y Hellhound fueron al primer tablero, con líneas que separan el tablero en tres columnas. Escribió a Regent en el segundo tablero, trazó una línea y luego dudó en la quinta y última columna. "¿Se nombró a sí mismo? ¿El tipo con los bichos?”
“Chica”, lo corrigió Clockblocker, “estaba hablando con los rehenes después de que los Undersiders se escaparon. Dijo que tenía miedo de moverse porque ella iba a hacer que lo mordiera. Me llevó un poco darme cuenta de lo que quería decir exactamente. El pobre tipo estaba en estado de shock.”
“¿Pero no sabemos cómo se llamaba a sí misma?”
Nadie tenía ninguna respuesta a eso.
“Entonces tenemos que acordar un nombre para ella, o la documentación va a ser inconsistente. ¿Sugerencias para un nombre para la chica bicho?”
“¿Larva? ¿Gusano?” Browbeat le ofreció, “¿Pegarle un nombre de porquería?”
“No queremos hacer eso”, suspiró Clockblocker, “Tal vez si hubiésemos ganado, podríamos salirnos con la nuestra, pero no se ve tan bien si la prensa informa que nos pateó el culo alguien llamado gusano.”
“¿Stinger?
[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn2)¿Pestilence?” Sugirió Vista.
Clockblocker se giró en la silla y tecleó los nombres en la computadora, “Tomados. Stinger es un villano en California con armadura de poder, un jetpack y misiles guiados, y Pestilence es un psicópata espeluznante en Londres.”
"¿Skitter?" Gallant soltó el nombre al aire.
Hubo un ruido de teclas cuando Clockblocker tecleó, “No está tomado.”
“Entonces sirve”, Gallant escribió el nombre en la pizarra, “Ahora intercambiamos ideas. Aquí es donde recuperamos nuestras pérdidas del día, calculamos un ángulo para poder ganar la próxima vez. Así que no se contengan. Compartan cualquier detalle, sin importar cuán insignificante sea.”
“El poder de Grue no es solo la oscuridad. No puedes escuchar allí tampoco. Y también se siente extraño”, dijo Browbeat, “Hay resistencia, como si estuvieras bajo el agua, pero no flotando.”
“Bien”, Gallant escribió eso en la columna de Grue, “¿Siguiente?”
“Los mutantes que hace Hellhound. ¿Los perros? Ella no los controla con su mente. Están entrenados”, ofreció Vista, “Ella les dice qué hacer con silbidos, gestos.”
“Sí, buen punto, me di cuenta de eso”, respondió Gallant, agregando con entusiasmo otra nota a la pizarra.
“La chica con los bichos... Skitter. Es todo lo contrario. Ella tiene un gran control sobre ellos”, agregó Clockblocker.
“¡Sí!”
“Además, según la rehén con la que hablé, ella dijo que puede sentir las cosas a través de sus bichos, que es cómo vigilaba a los rehenes.”
No pasó mucho tiempo antes de que la mayoría de las columnas estuvieran lo suficientemente llenas como para que Gallant tuviera que girar las pizarras para usar las partes traseras.
Carlos regresó de la ducha, con pantalones deportivos y una toalla alrededor de los hombros. Era puertorriqueño, su cabello largo. Su cuerpo estaba limpio de sangre, salvo algunos residuos de restos de heridas irregulares en sus brazos, estómago y pecho. Había cosido torpemente los cortes y las hendiduras, lo que hizo sorprendentemente poco para que fueran más fáciles de ver. Se sentó en una silla y agregó su aporte para las listas, que no fue demasiado. Había estado incapacitado durante demasiado de la pelea para tener mucho que decir.
Hubo un ruido abrasivo de la computadora ya que cada monitor de repente brilló en amarillo. Los Wards se apresuraron a ponerse sus máscaras. Aegis agarró una de repuesto de un cajón de las computadoras.
La entrada se abrió con un zumbido y Armsmaster entró, acompañado por la atractiva Miss Militia. Vestía un uniforme militar modificado, lo suficientemente ajustado en las áreas esenciales para acentuar sus curvas, luciendo un pañuelo alrededor de la boca con una bandera estadounidense bordada y una faja similar alrededor de la cintura. Lo más llamativo, sin embargo, fue el gran lanzacohetes que sostenía sobre sus hombros de la misma manera que un levantador de pesas podría sostener una barra.
“Armsmaster", Gallant se puso de pie, "Es bueno verlo, señor. Miss Militia, siempre es un placer.”
“Siempre el caballero”, los ojos de Miss Militia insinuaron la sonrisa detrás de su bufanda, “Trajimos un invitado.”
Siguiendo detrás de Armsmaster y Miss Militia, estaba una adolescente con una túnica blanca envolvente. Panacea. Ella tenía una tarjeta de identificación con un cordón alrededor de su cuello, con su foto y la palabra "INVITADO" en letras azules brillantes.
“Ella tuvo la amabilidad de ofrecerse voluntariamente para venir y curarlos”, Miss Militia les dijo a los jóvenes héroes, “No puedo enviarlos a casa con heridas horribles y cientos de picaduras de insectos, ¿o sí? Eso los dejaría en evidencia.”
Cambió la posición del lanzacohetes sobre sus hombros, y se disolvió en una mancha de energía verde-negra. La energía se encendió y se arqueó alrededor de ella por unos breves instantes, luego se materializó en una ametralladora. Solo mantuvo esa forma durante unos segundos antes de parpadear y solidificarse en un rifle de francotirador, luego un arma de arpón, y finalmente se quedó en la forma de un par de uzis, uno en cada una de sus manos. Ella apenas parecía darse cuenta, más allá de la acción automática de enfundar las armas.
“Quería agradecerles por venir a salvarme”, dijo Panacea, tímidamente, “y por dejar que Glory Girl venga con ustedes.”
Gallant sonrió, luego, en un tono más preocupado, preguntó: “¿Ustedes dos están bien?”
Panacea negó con la cabeza, “Tattletale encontró una forma de atravesar la invencibilidad de mi hermana. Glory Girl fue picada bastante mal, por eso no vine antes. Creo que te golpea más fuerte, psicológicamente, cuando eres prácticamente invencible pero te lastiman de todos modos. Pero estamos bien ahora. Ella ha sanado, pero está malhumorada. Yo-- Yo estoy bien. Un golpe en mi cabeza, pero estoy bien.”
“Bien.”
Armsmaster estaba en la pizarra, repasando los puntos. “Me gusta esto. Pero esta...” Tocó la columna titulada Tattletale, “Casi vacía.”
“Ninguno de nosotros se encontró con ella, y los rehenes no tenían nada que decir sobre ella”, respondió Gallant.
“Panacea podría ayudar allí”, ofreció Miss Militia.
Todos los ojos se volvieron hacia la chica.
“Yo-- Pasaron muchas cosas", se cubrió Panacea.
“Cualquier detalle ayuda.”
“Um. Lo siento”, dijo, mirando hacia abajo al suelo, “me golpearon en la cabeza, pero mi poder no funciona conmigo misma, y no soy del tipo de personas que salen disfrazadas y se meten en peleas, así que temiendo por mi vida… no lo sé. Todo eso… No puedo ordenar mis pensamientos todavía.”
“Cuanto antes-” comenzó Armsmaster.
“Está bien”, lo interrumpió Miss Militia, “Amy, ¿por qué no empiezas a ocuparte de los Custodios? Si algo te viene a la mente, cualquier cosa que los Undersiders hayan dicho o hecho, o cualquier pista que creas que pueda ayudar, compártelo después, ¿está bien?”
Panacea sonrió agradecida a la heroína, luego se volvió hacia el grupo, “¿Quién necesita más ayuda? ¿Aegis?”
“Viviré”, dijo Aegis, “puedo ser el último.”
Gallant levantó vacilante su mano, “Uno de los perros del Hellhound se estrelló contra mí. Creo que podría tener una costilla rota. Los paramédicos me dieron el visto bueno, pero quiero estar más seguro de que no estoy arriesgando un pulmón perforado o algo así.”
Panacea frunció el ceño, luego hizo un gesto hacia el otro extremo de la habitación, “Te echaré un vistazo allí, ¿está bien?”
“Que sorpresa, el novio de Glory Girl recibe un tratamiento especial”, Clockblocker sonrió para dejar en claro que solo estaba bromeando. Gallant solo sonrió en respuesta.
La pareja fue a la alcoba de Gallant, y ella lo sentó en la cama antes de ponerle una mano en el hombro. Se echó la capucha hacia atrás y frunció el ceño.
“No tienes un pulmón perforado. Tienes una costilla fracturada, pero ni siquiera tienes tanto dolor. Por qué-”
“Mentí. Quería hablar contigo, solo”, le tomó la mano.
Ella frunció el ceño y retiró su mano como si la hubiera mordido. Como para asegurarse doblemente de que no volvería a agarrar su mano, se cruzó de brazos.
“Sabes que puedo percibir emociones”, dijo, “Las emociones de todos, como una nube de colores a su alrededor. No puedo apagarlo. Es solo como veo el mundo.”
“Victoria lo mencionó.”
“Por eso eres un libro abierto para mí. Sé que tienes miedo. No… estás aterrorizada, y es por eso que no estás hablando.”
Suspiró y se sentó en la cama, tan lejos de Gallant como pudo.
“Nunca quise estos poderes. Nunca quise poderes, punto.”
El asintió.
“Pero los obtuve de todos modos, y recibí atención internacional por eso. La sanadora. La chica que podría curar el cáncer con un toque, hacer a alguien diez años más joven, volver a crecer miembros perdidos. Estoy obligada a ser un héroe. Cargada con esta obligación. No podría vivir conmigo misma si no usara este poder. Es una gran oportunidad para salvar vidas.”
“¿Pero?”
“Pero al mismo tiempo… no puedo curar a todos. Incluso si voy al hospital todas las noches durante dos o tres horas a la vez, hay miles de otros hospitales que no puedo visitar, decenas de millones de personas con una enfermedad terminal o que viven en un infierno personal donde están paralizadas. o en constante dolor. Estas personas no merecen enfrentar eso, pero no puedo ayudarlos a todos. No puedo ayudar al uno por ciento de ellos aun si invierto unas veinte horas al día.”
“Tienes que concentrarte en lo que puedes hacer”, le dijo Gallant.
“Suena más fácil de lo que es,” contestó Panacea, con un toque de amargura, “¿Entiendes lo que significa curar a algunas de estas personas? Siento que cada segundo que me tomo es un segundo que he fallado de alguna manera. Durante dos años, ha sido esta… presión. Me acuesto en la cama, me despierto por la noche y no puedo dormir. Entonces me levanto y voy al hospital a medianoche. Voy a pediatría, curo a algunos niños. Voy a la unidad de cuidados intensivos, salvo algunas vidas… y lo hago de forma automática. Ni siquiera puedo recordar a las ultimas personas que salvé.”
Ella suspiró de nuevo, “¿La última persona que realmente recuerdo? Fue quizás hace una semana, estaba trabajando en un niño. Él era solo un niño pequeño, un inmigrante de El Cairo, creo. Ectopia Cordis. Eso es cuando naces con tu corazón fuera de tu cuerpo. Estaba poniendo todo en el lugar correcto, dándole la oportunidad de una vida normal.”
“¿Qué lo hizo tan memorable?”
“Lo resentía. Estaba acostado allí, profundamente dormido, como un ángel, y por solo un segundo, consideré simplemente dejarlo. Los doctores podrían haber terminado el trabajo, pero hubiera sido peligroso. Podría haber muerto si lo hubiera dejado sobre la mesa, el trabajo a medio hacer. Lo odiaba.”
Gallant no dijo nada. Frunciendo el ceño, Panacea miró hacia abajo al suelo.
“No, odiaba que él tendría una vida normal, porque había renunciado a la mía. Tenía miedo de cometer un error intencionalmente. Que podría dejarme estropear el procedimiento en este niño. Podría haberlo matado o arruinado su vida, pero habría aliviado la presión. Bajar las expectativas, ¿sabes? Tal vez incluso hubiera rebajado mis propias expectativas sobre mí. Yo… Yo estaba tan cansada. Tan exhausta. En verdad consideré, por el momento más breve, abandonar a un niño para que sufra o muera.”
“Eso suena más que solo agotamiento”, respondió Gallant, en voz baja.
“¿Es así como comienza? ¿Es este el punto en que empiezo a ser como mi padre, quienquiera que sea?”
Gallant dejó escapar un suspiro lento, “Podría decir que no, que nunca vas a ser como tu padre. Pero estaría mintiendo. Cualquiera de nosotros, todos nosotros, corremos el riesgo de encontrar nuestro propio camino por ese sendero. Puedo ver la tensión que estás experimentando, el estrés. He visto gente quebrarse por menos. Así que sí. Es posible.”
“Está bien”, dijo, en voz baja. Esperó a que ella elaborara, pero no lo hizo.
“Toma un descanso. Piensa en ello como algo que tienes que hacer, para recargar tus baterías y ayudar a más personas a largo plazo.”
“No creo que pueda.”
Se sentaron en silencio por unos momentos.
Se volvió hacia ella, “Entonces, ¿qué tiene esto que ver con lo que sucedió en el banco?”
“Ella sabía todo. Esa chica Tattletale. Dijo que es psíquica, y por lo que dijo, lo que sabía, lo creo.”
Gallant asintió.
“¿Sabes cómo es hablar con gente como ella? ¿Como tú? Sin ofender. Construyes esta máscara, te engañas pensando que todo es normal y te obligas a mirar más allá de los peores aspectos de ti mismo... y luego estos Gallants y Tattletales simplemente te desnudan. Te obligan a enfrentarlo todo.”
“Lo siento.”
“Dijiste que no puedes apagarlo, ¿verdad? Realmente no puedo culparte. Es solo… es difícil estar cerca. Especialmente después de lidiar con Tattletale.”
“¿Qué dijo ella?”
“Ella amenazó con hablar sobre cosas. Cosas más difíciles de lo que acabo de contarte, supongo. Amenazó con decirme cosas que simplemente no quiero saber. Dijo que usaría lo que sabía para arruinar mi relación con Victoria y el resto de mi familia”, Amy se abrazó sola.
“Mi hermana es todo lo que tengo. La única persona sin expectativas, que me conoce como persona. Carol nunca realmente me quiso. Mark está clínicamente deprimido, así que por más agradable que sea, está demasiado concentrado en sí mismo para ser realmente un padre. Mi tía y mi tío son dulces, pero tienen sus propios problemas. Entonces somos solo yo y Victoria. Ha sido así casi desde el principio. Ese petulante pequeño monstruo amenazó con separarnos a mi hermana y a mí usando otra cosa más que yo no quería, otra cosa sobre la que no tenía control.”
Gallant comenzó a hablar y luego se detuvo.
“¿Qué?”
“¿Esto… tiene algo que ver con los… sentimientos bastante fuertes que tienes hacia mí?”
Panacea se quedó quieta.
“Lo siento”, se apresuró a decir, “No debería haberlo mencionado.”
“No deberías haberlo hecho”, se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta.
“Mira, si alguna vez necesitas hablar…” ofreció.
“Yo-”
“Probablemente no quieras que sea yo, está bien. Pero mi puerta siempre está abierta, y puedes llamarme a cualquier hora. Sólo para que lo sepas.”
“Está bien”, respondió ella. Luego ella se acercó a él y le tocó el hombro, “Listo. Hematomas desaparecidos, retocadas las costillas.”
“Gracias”, respondió, abriendo la puerta para ella.
“Cuida a mi hermana, ¿está bien? ¿Hazla feliz?”, Murmuró, mientras dudaba en la puerta.
“No hace falta decirlo.” Se reincorporaron al grupo principal.
Cada cabeza en la habitación se volvió cuando Panacea tomó el marcador junto a las computadoras. Con una expresión sombría en su rostro, comenzó a llenar la sección de Tattletale de la pizarra.
[1] Golden child:La niña mimada, hija favorita, de la que la familia siempre se pone de lado.
[2]Stinger: Aguijón

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.15 07:34 master_x_2k Caparazon I

Indice > Capitulo Siguiente

___________________________Caparazón I ___________________________

“En serio viniste.”
Levanté la mirada de mi libro de matemáticas para ver a Emma cernirse sobre mi. Ella llevaba un vestido caro que probablemente había sido un regalo que recibió después de sus contratos de modelaje, y su cabello rojo estaba recogido en un complejo nudo que se vería ridículo en el noventa y nueve por ciento de las chicas que intentaran llevarlo. Pero ella podía hacerlo funcionar. Emma era una de esas personas que parecían ignorar la vergüenza social y los problemas pequeños que plagaban a todos los demás. No le salían granos, y cualquier estilo que usara en el cabello o ropa que vestía le quedaba bien, y podía romper prácticamente cualquier código de conducta social de la secundaria y salir impune.
Dios, la odiaba.
El señor Quinlan había terminado la clase quince minutos antes y nos había dado instrucciones de hacer autoaprendizaje antes de dejar el salón. Para la mayoría, esa era una oportunidad de jugar cartas o hablar. Me había propuesto hacer toda la tarea antes de que terminara la clase, para dejarme libre el fin de semana. Al menos, ese había sido el plan, antes de que Emma me interrumpiera.
“Lo gracioso es que,” Contesté, devolviendo mi atención a mi cuaderno, “Eres la única persona hoy que pareció notar que estaba faltando. Si no tienes cuidado, puede que piense que te importa.” No estaba siendo completamente honesta. Mi profesor de arte había notado mi ausencia, pero eso fue solo después que le recordé que no había entregado mi proyecto del semestre.
“La gente no notó que te habías ido porque no eres nadie. La única razón por la que le presté algo de atención es porque me molestas.”
“Yo te molesto a ti,” Levante la mirada de mi trabajo otra vez, “Wow.”
“Cada vez que te veo, es un pequeño recordatorio irritante del tiempo que desperdicié siendo tu amiga. ¿Conoces esos eventos vergonzosos en tu pasado que te incomoda recordar? Para mí, eso es básicamente cada pijamada, cada conversación infantil, cada juego inmaduro al que me arrastraste.”
Sonreí, y entonces contra mi buen juicio, le dije, “Claro. Me encanta como estás implicando que eres siquiera remotamente más madura de lo que eras entonces.”
Extraño como parezca, estaba aliviada de tener a Emma ahí, molestándome. Si esto era todo lo que era capaz de hacerme hoy, significaba que probablemente no tendría que lidiar con más ‘bromas’ en futuro inmediato. Lo que realmente subía mis niveles de ansiedad era cuando ella me ignoraba y me dejaba tranquila. Esa era, generalmente, la calma antes de la tormenta.
“¿En serio, Taylor? Dime, ¿Que estás haciendo contigo misma? No estas yendo a la escuela, no tiene amigos, dudo que estés trabajando. ¿Realmente estás en una posición para llamarme a mí inmadura, cuando tengo todo eso en mi vida y tú… no?
Me reí tan fuerte que las cabezas en el salón giraron en mi dirección. Emma solo pestañó, desconcertada. Por mucho que no quisiera el dinero, técnicamente era veinticinco mil dólares más rica de lo que había sido hace treinta y seis horas. Veinticinco mil dólares me estaban esperando, y Emma decía que lo estaba haciendo mejor que yo, porque recibía unos pocos cientos de dólares cada pocas semanas para que le tomaran una foto para catálogos de centros comerciales.
“Jódete, Emma.” Lo dije lo suficientemente alto para que los demás lo oyeran. “A ver si te avivas un poco antes de intentar insultar a la gente.”
Dicho esto, agarré mis cosas y salí del aula.
Sabía que iba a pagar por eso. Por hacerle frente a Emma, por reírme en su cara. Era el tipo de cosa que la empujaría a ser creativa y pensar en la mejor forma de vengarse por esa pequeña medida de desafío.
No estaba tan preocupada por saltear la clase cinco minutos antes. Si la historia era un precedente, el Sr. Quinlan probablemente no regresaría antes de que terminara la clase. Él rutinariamente dejaba la clase y simplemente no regresaba. Las conjeturas populares entre mis compañeros de clase se inclinaban hacia el Alzheimer, o incluso que nuestro maestro geriátrico con una tripa colgante podría ser una capa. Estaba más inclinada a sospechar que las drogas o un problema con la bebida estaban en juego.
Me sentí bien. Mejor de lo que me había sentido durante mucho, mucho tiempo. Es cierto que hubo dolorosas puñaladas de conciencia cuando pensé demasiado sobre el hecho de que realmente había participado en un delito grave, o la forma en que había aterrorizado a los rehenes. ¿Podía ser culpada si no me tomaba el tiempo para pensar en ello?
Anoche había dormido como un bebé, más por puro cansancio que por una conciencia tranquila, y me desperté a un día que me seguía sorprendiendo con buenas noticias.
Brian se había encontrado conmigo en mi carrera matutina, y me invitó a tomar un café y los mejores muffins que había probado en mi vida, mientras estábamos sentados en la playa. Juntos, nos habíamos tomado diez minutos para revisar los periódicos de la mañana para buscar noticias sobre el robo.
No habíamos aparecido en la primera página de ninguno de los principales periódicos, las primeras buenas noticias. Hicimos la página tres del Boletín, detrás de una historia de una página y media sobre una Alerta Amber[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%204%20Caparaz%C3%B3n.docx#_ftn1) y un anuncio de General Motors. Parte de la razón por la que no habíamos atraído tanta atención fue probablemente porque el banco estaba encubriendo la cantidad robada. Si bien habíamos escapado con más de cuarenta mil dólares, el periódico informaba pérdidas de solo doce. En general, la historia se había centrado más en el daño a la propiedad, la mayoría de los cuales fue causada por Glory Girl y los Pupilos, y el hecho de que la oscuridad que habíamos utilizado para cubrir nuestra fuga había detenido todo el tráfico del centro durante una hora. Había estado tranquilamente eufórica por todo eso. Cualquier cosa que minimice la magnitud del crimen que ayudé a cometer era un buen punto en mi libro.
El siguiente refuerzo del estado de ánimo fue el hecho de que había ido a la escuela. Parecía tonto, calificarlo como un logro cuando los demás lo hacían todos los días, pero yo había estado muy cerca de no volver a hacerlo. Después de haber salteado una semana de clases de la tarde y tres días de clases de la mañana, fue peligrosamente fácil convencerme a mí misma para saltear una más. El problema era que eso volvía la posibilidad de ir a clase mucho más estresante, perpetuando el problema. Rompí ese patrón, y me sentí muy bien al respecto.
De acuerdo, tenía que admitir que las cosas no eran cien por ciento perfectas en lo que respecta a la escuela. Había hablado con mi maestra de arte, y ella me dio hasta el martes para entregar mi proyecto de mitad de período, con una deducción del 10% a mi nota. Probablemente también perdí algunas notas en varias clases por ausentarme o por no entregar las tareas. Uno o dos por ciento, aquí y allá.
¿Pero en general? Fue un gran alivio. Me sentí bien.
Tomé el autobús a los Muelles, pero no me dirigí al departamento. Caminé a lo largo del Paseo Marítimo, hasta que las tiendas comenzaron a desvanecerse y había extensiones más largas de playa. La ruta habitual que la gente tomaba era conducir por una calle lateral fuera de la ciudad, pero para cualquiera que vaya de caminando allí, debe tomar un atajo a través de una serie de campos de apariencia similar. Mi destino estaba lo suficientemente lejos como para pensar que quizás te lo habías pasado de largo.
Oficialmente, era el mercado de Lord Street. Pero si vivías en Brockton Bay, era simplemente ‘el mercado’.
El mercado estaba abierto toda la semana, pero la mayoría de la gente solo alquilaba los puestos los fines de semana. Era bastante barato, ya que se podía conseguir un puesto de cincuenta a cien dólares en un día laborable y de doscientos cincuenta a trescientos los fines de semana, dependiendo de lo ocupados que estuvieran. Los puestos mostraban de todo, desde artesanías de baratijas elaboradas por viejas locas hasta excedentes de las tiendas más caras en el paseo marítimo, reducidas a diez o veinticinco por ciento del precio habitual. Había vendedores de helados y gente que vendía cachorros, había kitsch de turismo y había un desastre de mercancías relacionadas con las capas locales. Había estantes de ropa, libros, computadoras y comida. Si vivías en el extremo norte de Brockton Bay, no hacías una venta de garaje. Conseguías un puesto en el mercado. Si solo quería ir de compras, era tan bueno como cualquier centro comercial.
Me encontré con los otros en la entrada. Brian lucía elegante con un suéter verde oscuro y vaqueros desteñidos. Lisa estaba vestida con un vestido rosa oscuro con medias grises, su cabello recogido en un moño con hebras sueltas enmarcando su rostro. Alec llevaba una camisa de manga larga y unos vaqueros negros ajustados que realmente mostraban lo flacucho que era.
“¿Esperaron mucho?” Pregunté.
“Una eternidad,” fue la respuesta lacónica de Alec.
“Cinco minutos como máximo,” Brian sonrió, “¿Vamos?”
Nos aventuramos en el mercado, donde se exhibía lo mejor que el extremo norte de Brockton Bay tenía para ofrecer. Lo peor del extremo norte era mantenido a raya por los mismos agentes uniformados que verías en el Paseo Marítimo.
Mientras Alec se detenía en un puesto aislado con mercadería de capas, comenté: “Supongo que Rachel no puede pasar el rato con nosotros, ¿no?”
Brian negó con la cabeza, “No. No en un lugar como este. Es lo suficientemente conocida como para llamar la atención de alguien y, a partir de ahí, es solo un pequeño paso descubrir quién es la gente con la que se junta.”
“Y si ella viera eso, se volvería loca.” Lisa señaló a una anciana rotunda que llevaba un perro esponjoso en sus brazos. Llevaba un suéter verde azulado y rosa, y estaba temblando nerviosamente. No conocía mucho de razas de perros como para nombrarla específicamente, pero era similar a un caniche miniatura.
“¿Qué? ¿El suéter? “Pregunté.
“El suéter. El perro siendo cargado. Rachel estaría en su cara, diciéndole a esa mujer que no es la forma en que un perro debería ser tratado. Gritándole, tal vez amenazando con violencia, si uno de nosotros no interviene para manejar las cosas.”
“No se necesita mucho, ¿verdad?”
“¿Para hacerla estallar? No, no mucho,” Brian estuvo de acuerdo, “pero poco a poco aprendes cómo piensa, qué la altera, y puedes intervenir antes de que suceda una situación.”
Lisa agregó, “El gran disparador de Rache es el maltrato de perros. Creo que podrías patear a un niño en la cara, y ella no la haría pestañear. Pero si le das una patada a un perro delante de ella, probablemente te mate en el acto.”
“Lo tendré en mente,” dije. Luego, comprobando dos veces que nadie estaba en posición de escuchar, pensé que era un buen momento para preguntar: “¿Ha matado a alguien?”
“La quieren por asesinato en serie,” suspiró Brian, “es inconveniente.”
“Si los tribunales realmente le dieran un juicio justo, si ella tuviera un buen abogado, creo que le darían homicidio culposo en el peor de los casos, tal vez imprudencia criminal. Al menos por los eventos que sucedieron en ese entonces.” Dijo Lisa, su voz lo suficientemente baja como para que nadie más entre la multitud la captara, “sucedió justo después de que sus poderes se manifestaron. Ella no sabía cómo usar sus habilidades, o qué esperar de ellas, por lo que el perro que tenía con ella se convirtió en el tipo de criatura en la que has visto convertirse a los otros, y porque no estaba entrenado, porque había sido abusado, se salió de control. Fue un baño de sangre. ¿En el tiempo desde entonces? Tal vez. Sé que ella lastimó seriamente a muchas personas. Pero nadie murió en sus manos desde que estamos con ella.”
“Tiene sentido,” dije distraídamente. Entoncesese es uno. ¿Quién era el otro asesino en el grupo?
Alec regresó del puesto vistiendo una camisa de Kid Win.
“Me gusta,” Lisa sonrió, “Irónico.”
Continuamos nuestra caminata por el mercado. Todavía estábamos en las afueras, por lo que no había mucha gente a nuestro alrededor. No era probable que los que nos rodeaban nos oyeran, a menos que utilizáramos palabras, nombres, o frases que llamaran su atención.
“¿A dónde vamos desde aquí?,” Le pregunté.
“Solo es cuestión de entregarle el dinero al jefe más tarde esta noche.” Brian tomó un par de gafas de sol y se las probo, “Lo toma, hace lo que necesita con los papeles, y vuelve a nosotros con nuestra paga. Limpio, imposible de rastrear. Una vez que hayamos recogido nuestra parte, nos alejaremos por un momento, planificaremos nuestro próximo trabajo o esperaremos a que nos ofrezca otro.”
Fruncí el ceño, “Estamos poniendo mucha confianza en él. Le estamos dando una gran cantidad de dinero, ¿Y esperamos que venga y nos pague tres veces esa cantidad? ¿Además de lo que crea que valen los papeles? ¿Cómo sabemos que lo cumplirá?
“Precedente,” dijo Brian mientras se probaba otro par de lentes de sol, bajando la cabeza para examinarse en el espejo que colgaba del costado del puesto. “No ha jodido con nosotros todavía. No tiene sentido que nos engañe, cuando ya ha invertido más que eso en nosotros. Si estuviéramos fallando la mayoría de nuestros trabajos, tal vez conservaría el dinero para recuperar sus pérdidas, pero lo hemos hecho bien.”
“Está bien,” asentí, “puedo creer eso.”
Me sentí como un poco en conflicto sobre el plan ‘tómalo con calma y espera’. Por un lado, tomar un descanso sonaba increíble. La última semana fue intensa, por decirlo suavemente. Por otro lado, de alguna manera apestaba que no estaríamos en otro trabajo, ya que estaría esperando mucho más para tener la oportunidad de obtener más detalles sobre el jefe. Solo tendría que esperar encontrar algo esta noche.
“Vamos,” Tattletale me sonrió, agarrando mi muñeca, “Te robaré un momento.”
“¿Eh?”
“Vamos a ir de compras,” me dijo. Dirigiéndose a Brian y Alec, ella dijo: “¿Nos separaremos, nos encontraremos con ustedes dos para cenar? A menos que quieran venir y pararse sosteniendo nuestros bolsos mientras nos probamos la ropa.”
“No tienes ningún bolso,” señaló Alec.
“Es una expresión. ¿Quieren ir a hacer lo suyo o no?
“Lo que sea,” dijo Alec.
“Eres un idiota, Lise,” Brian frunció el ceño, “acaparando a la chica nueva para ti.”
“Tu tienes tus reuniones de la mañana con ella, yo quiero ir de compras, supéralo,” Lisa le sacó la lengua a Brian.
“Bien,” Brian se encogió de hombros, “¿Fugly Bob[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%204%20Caparaz%C3%B3n.docx#_ftn2) para cenar?”
“Suena bien,” asintióLisa. Ella se giró hacia mí, con las cejas arqueadas.
“Me apunto para Fugly Bob’s,” admití.
“No gastes tanto que llames la atención,” advirtió Brian.
Nos separamos de los muchachos, Lisa envolviendo su brazo alrededor de mis hombros y hablando de lo que quería conseguir. Su entusiasmo fue atrapador, y me encontré sonriendo.
Asesino. Tenía que recordarme a mí mismo. Uno de estos tres era un asesino.
[1] Una Alerta Amber es un termino real para un aviso que se da en Estados Unidos cuando un niñ@ desaparece. Se dan avisos y se pone al tanto a las autoridades en general para que estén atentos.
[2] Fugly es una conjunción de Fucking Ugly. La traducción sería algo como el Asquerosamente Feo Bob. Es una cadena de comida rápida ficticia similar a McDonald’s.

Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.12.17 03:37 Espartaco17 Sobre el uso del Holocausto como nueva arma antipodemos

Hace unos días, en el podcast Radio Libertad Constituyente, el jurista y orate de extrema derecha García Trevijano, acompañado del fanático sectario Roberto Centeno, asesor de la campaña de Trump, perpetraron uno de los más repugnantes actos de demagogia que yo recuerde.
En medio de graves insultos contra Pablo Iglesias, lindezas como "canalla" y "miserable", eso entre lo más fino, se exhumaron ciertas declaraciones suyas antiguas, buscadas con candil en los más apartados rincones de su biografía, el espionaje de los difamadores no descansa nunca.Las declaraciones recurrían a una fórmula enfática para subrayar la gravedad de los delitos contra los Derechos Humanos cometidos en los CIES en España, pero también en otros lugares de Europa, comparándolos con las otras violaciones de los campos nazis de concentración.
La manipulación llegó aquí al delirio, al acusar a Iglesias de banalización del Holocausto y antisemitismo, cuando el sentido evidente de sus palabras es todo lo contrario, no rebajar la gravedad de los crímenes nazis sino advertirnos a todos de la presencia contemporánea en nuestras sociedades de preocupantes gérmenes de autoritarismo estatal, en forma de verdaderas zonas extraterritoriales donde se suspenden sine die de facto y dejan de aplicarse los Derechos fundamentales de las Constituciones , cristalizándose así Campos de internamiento que se asemejan a los nazis en tanto plasman Estados de excepción de duración indefinida , cuyos motivos desencadenantes justificatorios no están prefijados en la constitución, sino que quedan al completo arbitrio de las autoridades, es decir, que fijan el contenido de las leyes de excepción al tiempo que las aplican fusionándose así el poder legislativo superior de la Carta Magna con el Ejecutivo coyuntural del Gobierno.Esto era "el estado de excepción querido" de los nazis, tal como lo definió Carl Schmitt, que convertía la excepcionalidad en norma y dinamitaba la previsibilidad garantista del Estado de Derecho.
y el objetivo de los centros de internamiento es la gestión de la población inmigrante con la finalidad evidente no de proteger las fronteras, sino de crear una zona de opacidad jurídica y alegalidad, para que haya siempre contingentes de mano de obra esclava y sin protección legal alguna, que nutran aquellos sectores de actividad económica que sólo son viables con brutales tasas de sobreexplotación laboral, sin sindicatos, ni regla alguna de derecho, y con creciente indiferenciación entre el sector negro y el formal , con la acumulación de reformas que están desmochando el edificio entero del Derecho del Trabajo
Así que el compromiso de Pablo Iglesias, y de podemos con la denuncia implacable de los ramalazos de nazismo que contienen nuestras sociedades, movilizando un conocimiento histórico útil para prevenir e impedir que se repitan fenómenos malignos como estos, detectando los gérmenes que operan como síntomas y advertencias cívicas,Centeno y Trevijano trataron de convertirlo en una apología del Holocausto.¿Pero cómo una crítica feroz a los crímenes xenófobos va a trasmutarse en una defensa del exterminio judío?¿Cómo va a banalizarse el Holocausto usándolo como paradigma plenamente desplegado de un mal político enraizado en la estructura de nuestras sociedades modernas, y así como criterio para atajar el fenómeno en cuanto presenta los primeros indicios y ahogarlo en la cuna?
Hanna Arendt, en su libro sobre el juicio a Eichmann, acuñó la noción de "banalidad del mal".El nazismo, según esto, no fue el fruto trágico de grandes voluntades mostruosas y adeptas al mal absoluto, sino de personas corrientes, privadas de capacidad de reflexión ética crítica, y resignadas, en la hiperconectividad tecnológica avanzada, a ser meros engranaje anónimos de un gigantesco mecanismo cuyo sentido y finalidad últimos se les escapa, no pudiendo seguir con su imaginación la ilimitada estela delas consecuencias de la conducta de cada cual, como cuando no se nos ocurre pensar que seamos cómplices de las crueles guerras del coltán en Africa, cada vez que compramos un móvil. Eichmann decía que era un simple funcionario atado por la ética de la eficiencia en la ejecución de las tareas encomendadas, lo que implicaba no entrometerse en tareasde competencias ajenas."S i me mandan llevar un tren del punto A al B, yo lo hacía con pulcritud, pero si el tren llevaba zapatos o judíos camino d ela muerte eso ya no era de mi incumbencia".Así millones de personas pudieron participar en los crímenes sin tener ningún cargo de conciencia o preocupación especial, simplemente no se representaban estar haciendo nada malo, sólo cumpliendo con su pequeño y fragmentario deber en la gran máquina de la división social moderna del trabajo.Este anestesamiento ético estructural es un peligro continuo de nuestras sociedades, y por eso el Recuerdo del Holocausto no es mera retórica profesional de historiadores, sino un recurso esencial de la vigilancia ética ciudadana contra los monstruos del fascismo que vuelve a caballo de la crisis.los fanáticos Centeno y trevijano interpretaron a Iglesias así:el Holocausrto cono "crimen administrativo ", análogo ala negligencia inercial de los CIES donde se arrojan a inmigrantes para pudrirse en la indefinición legal ad eternum, bajo la mirada de funcionarios que cumplen con su deber sectorial sin complicarse la vida, es una burla a su enormidad trascendente ala razón y la comprensión, y lo reduce a la trivialidad cotidiana y pequeña de un simple error de gestión. pero la banalidad del mal no es eso, no es que ahora los crímenes monstruosos de repente sean tolerables, por su trivialidad, la banalidad concierne a los mecanismos de génesis de los crímenes globales y terribles, que siguen siéndolo, a partir de voluntades pequeñas y corrientes, no de grandes malvados shakespearianos.Y por eso es difícil combatir este fenómeno, y debemos ejercer una vigilancia crítica continua, porque si nos acostumbramos a que los montajes policiales metan a inocentes activistas en la cárcel o a que los inmigrantes mueran apalizados o sin atención sanitaria en los CIES o que la violencia machista segue la vida de cientos de mujeres anuales, estamos incubando el huevo de la serpiente, y creando las condiciones para grandes crímenes de Estado y las Dictaduras más sanguinarias.Después que los nazis lograron con su propaganda instalar en las mentes alemanas el imaginario de los judíos como ratas, como alimañas,deshumanizándolos, pudieron proceder a exterminarlos en la realidad, después de matarlos en la idea, sin que nadie moviera un dedo para defenderlos.los repulsivos Trevijano y Centeno también, como los nazis,tratan de matar primero en la propaganda a Pablo Iglesias, lo presentan como dictador psicópata y loco, antisemita redomado ávido de sangre judía.Lo consideran, por su malignidad irrespetuosa con el holocausto, un alimaña expulsada de la civilización y la comunidad humana universal y racional, no exagero nada podéis consultar las palabras literales;ni siquiera digno de ingresar en la sociedad primate.Cuando el patriciado romano quería liquidar aun enemigo de sus privilegios de clase, lo declaraba enemigo d ela República y del pueblo romano, y mediante un Edicto, lo configuraba como "HOMO SACER", propiamente un animal subhumano(en lenguaje nazi"übermensch") despojado de la protección del sistema íntegro de las leyes.A este Homo Sacer cualquier romano no sólo podía sino que debía matarlo, sin incurrir en homicidio punible, es el caso de la excepcionalidad que decide el poder soberano(el Senado, en este caso).trevijano y Centeno no sólo desean cárcel para Iglesias, sino que también, implícitamente, exhortan a su asesinato, a que un patriota decente nos haga el servicio público de exterminar sin piedad a la alimaña.Así de rabiosos están en el PP, ya que trevijano está bien conectado con sus aparatos de poder y propaganda,y muchas campañas difamatorias contra Iglesias, comienzan en este podcast ya mencionado, para seguir con 13 TV, y después en tromba las televisiones controladas por el Gobierno(públicas y privadas) y La Razón, ABC y El Mundo.Vaticino que ésta será la siguiente campaña, de mucha más virulencia que las anteriores, tratarán de ir por todas, ya quisieron destruir a Corbin con acusaciones de antisemitismo, es una difamación clásica de la derecha plutocrática contra la izquierda que defiende la causa palestina frente alos crímenes de guerra de Israel(pero Israel es un Estado nacional,moderno, no es el pueblo judío, definido sólo por su religión y la diáspora que su Dios no ha mandado terminar enviando a su Mesías triunfante, que siguen esperando).
Creo que debemos prepararnos para lo que viene, un acampña feroz que contará, casi seguro, con un apoyo internacional, quién sabe si del Gobierno USA que ya ha nombrado extemistas sionistas para puestos de responsabilidad, como el nuevo embajador en Israel.Será unabatalla ideológica en gran escala, y una ocasión excelente para hacer pedagogía entre los españoles de muchas cuestiones importantes.hay que estidiar, informarse mucho, y neitralizar las infamias y pesudoargumentos en redes y todos los terenos deconfrontación con l apropaganda, buscand controlar las condciones de recepción para neutralizar la falsedadd ela emisión.Finalmente hay que defender la concepción histroriográfica de Tucídides, que decide excluir la hipótesis explicativa de las intervenciones divinas y explicar los hechos por factores causales pragmáticos y puramente humanos;así la banalidad del mal es un principio explicativo laico y secular y saca el holocausto de la exclusividad hermenéutica teológica en que lo mantienen los judíos ortodoxos, como un episodio más de la dialéctica entre Yahve y su pueblo,para llevarlo al terreno común de las controversias historiográficas,racionales y pragmáticas, que nos conciernen a judíos y gentiles, a judiós ortodoxos y sionistas, sin que ningún grupo pueda reclamar monopolio y cierre hermenéutico alguno, quedando siempre abierto, sin dogmatismos,el progreso continuo en la preguntas y en el conocimiento útil para evitar la repetición de los crímenes, cualquiera que sea el grupo étnico o religioso que se proponga como candidato nuevo a víctima del fanatismo, venga de donde venga.Aquí nadie tiene derecho al chantaje intelectual terrorista de decretar la expulsión de la comunidad humana racional contra todo aquél que tenga conclusiones propias divergentes en una investigación emprendida libremente y sin prejuicios.Salud y firmeza.
submitted by Espartaco17 to podemos [link] [comments]


2016.05.08 13:12 EDUARDOMOLINA Juan Luis Cebrián y la impunidad. Un imperio levantado por Jesús Polanco, que hoy está casi reducido a cenizas, quebrado por este genio de la literatura y las finanzas, esclavo de una deuda de más de 3.000 millones que nunca podrá devolver.

Por Jesús Cacho
http://vozpopuli.com/analisis/81386-juan-luis-cebrian-y-la-impunidad
"Uno de esos episodios para el recuerdo. Subir al despacho de Juan Luis Cebrián en la segunda planta del edificio de Miguel Yuste, sede de la redacción de El País, sabiendo que a uno le van a dar boleta no es plato de gusto, de modo que a quien esto suscribe no le cabía el susto en el cuerpo cuando franqueó aquella puerta. Me sorprendió entrar en un espacio apenas iluminado por la luz de una lámpara de mesa que, como si de una pintura tenebrista se tratara, tejía una línea entre la luz y las sombras sobre el mostacho del señorito, ocultando al visitante su mirada y todo lo demás. Me dijo, más o menos, que la empresa había perdido su confianza en mí. Respondí con idéntico argumento pero al revés. Y de repente mis nervios desaparecieron al reparar en unas gotitas de sudor que, cual minúsculas perlas de miedo, colgaban suspendidas, como indecisas, de los pelillos rubios de su cuidado bigote. Aquel tío tenía miedo. Aquel tío lo estaba pasando peor que yo. Aquel tío ha sido siempre un acollonado acostumbrado a vencer su cobardía con sobredosis de esa soberbia que proporciona el saberse un “amo del universo” en versión Wolfe.
Uno de los “amos del prao” durante los últimos 40 años. Poco más de 40 se cumplen de la muerte de Franco en la cama, y el cuarenta aniversario de su fundación acaba de celebrar El País, buque insignia del grupo Prisa, cuyo primer ejecutivo, mandamás indiscutido, es Cebrián. El muy granuja ha pretendido festejar la efeméride por todo lo alto, aunque haya poco espacio para los cohetes en un imperio, el levantado por Jesús Polanco, que llegó a tener a España en un puño en su día y que hoy está casi reducido a cenizas, quebrado por este genio de la literatura y las finanzas, esclavo de una deuda de más de 3.000 millones que nunca podrá devolver. Y en pleno festejo, cabritos los dioses, pérfida doña Fortuna, resulta que al sujeto le han encontrado una vía de agua, casi un canal de la Mancha, con su presencia en los papeles de Panamá a través de su ex, y una participación en una extraña petrolera radicada en paraíso fiscal, de la que posee el 2%, con opción a un 3% más, regalo de un íntimo amigo llamado Massoud Zandi. De modo que a Jannly le han arruinado la celebración, hay que ser cabrones, y qué mala es la gente, oiga, que ni siquiera respeta las fiestas de guardar.
El episodio, más que anécdota, es categoría con todas las de la ley. Es el final del círculo, el cierre del bucle de la corrupción que tiene hoy postrado a este país. Resulta que el personaje que presume poco menos que de haber traído la democracia a España, al alimón con Adolfo Suárez y un tal Juan Carlos I, el tipo que más influencia ha tenido en la conformación de una opinión pública de izquierdas en España, el Imperio que ponía y quitaba ministros, manejaba el BOE, obtenía favores sin cuento de todos los Gobiernos, ese personaje, ese imperio, han ido a parar a la misma alcantarilla que el resto del régimen de la Transición, a la misma piscina de aguas fecales de la ambición por el vil metal, el maldito parné, que ha vuelto locos a tantos españoles de moral distraída.
El capo di tutti capi de Prisa ha venido a morir en la ribera donde ha muerto el régimen del 78, en la misma mierda.- Como ese PSOE que se corrompió en los noventa y que hoy, desnortado, dirige un aventurero con menos luces que un barco de contrabando, capaz de aliarse con el Daesh si preciso fuera para poder gobernar. Como ese Juan Carlos I, guinda del pastel, que, después de traicionar venturosamente lo que Franco había dejado atado y bien atado, se dedicó a pillar, a amontonar dinero de comisiones sin cuento hasta convertirse en la gran fortuna que es hoy. Como este PP cuyo tesorero acumula en Suiza una fortuna cercana a los 50 millones cuya propiedad no se conoce pero se sospecha. Un PP carcomido por una corrupción tan apabullante, de Aznar a Rato casi todos, que resulta hoy difícil imaginar en él un solo hombre bueno. Como ese Pujol apandador que, mientras predicaba la buena nueva de la independencia de Cataluña, se dedicaba a robar a dos manos para que toda su prole pudiera transitar por este mundo cruel sin penuria alguna. Todos decididos a hacer de la libertad un negocio. Hacerse ricos tras la muerte de Franco y la llegada del maná europeo. Esta es la moraleja de los papeles de Panamá cebrianitas. El capo di tutti capi de Prisa ha venido a morir en la ribera donde ha muerto el régimen del 78, en la misma mierda. No podía hacerlo en otro lugar ni en ceremonia distinta: él y su grupo han sido faro y escollera, madre y madrastra, puta y chulo de esta pobre democracia a medio cocinar que hoy sangra por los cuatro costados, víctima de tantos y tan principales salteadores de caminos.
Prisa es el Régimen del 78. Concebido en sus orígenes como un periódico de corte liberal (Manuel Fraga, Ricardo de la Cierva, Darío Valcárcel) dispuesto a acompañar el tránsito de la dictadura a la democracia, El País se decantó pronto hacia las posiciones abandonadas de la izquierda mediática, el fértil terreno de lo “progre” en el que un aventurero sin escrúpulos como Polanco, aventajado de ese capitalismo de amiguetes dispuesto a hacer negocios a la sombra del poder político, masajeándolo primero y luego -tan fuerte, tan poderoso ya-, simplemente dándole órdenes, iba a construir un imperio ante el que llegarían a arrodillarse los ricos hispanos. Relata Gregorio Morán (“El cura y los mandarines”) el episodio chusco de la policía del ministro Martín Villa deteniendo a unos jóvenes por llevar un ejemplar de El País bajo el brazo, y el correlato de esa misma policía registrando en febrero de 1977 la casa del rojo peligroso en que se había convertido el director de informativos de TVE con Arias Navarro. El destino, siempre dispuesto a correr el velo que separa el ser del parecer, iba a sentar décadas después a Cebrián y Martín Villa en torno a la mesa del mismo Consejo de Administración, como presidente y alto cargo, respectivamente, de Prisa. Cierre del bucle. Enemigos a muerte desde siempre de cualquier idea liberal susceptible de salir de la mollera de la derecha española, ha sido esa misma derecha “cavernaria y corrupta” la que ha vuelto, 40 años después, a rescatar a Prisa de una quiebra fraudulenta, vicepresidenta Sáenz de Santamaría mediante, obligando a los bancos a convertir en equity parte de la monstruosa deuda contraída por el grupo, amén de convencer a Telefónica para que comprara la ruina de Canal Plus. Enésimo cierre del bucle de los amos del Régimen.
Prisa y su metamorfosis con el Régimen.- En realidad Prisa se había metamorfoseado tanto con el Régimen, tanto se había camuflado en el paisaje financiero, en los valores del “a pillar a pillar, que el mundo se va a acabar” del sistema, que mientras la economía crecía como la espuma en una burbuja de crédito cuya explosión acabaría acusando la mayor crisis de nuestra historia, Prisa, para no ser menos, se endeudaba en más de 5.000 millones de euros, una cifra a todas luces imposible de devolver ni siquiera mediante el proceso de trocear el grupo y venderlo por piezas, que es lo que ha hecho este genio de las finanzas travestido de ensayista y académico de la Lengua. El figura ha arruinado de paso a los hijos de Polanco, lo cual no ha sido óbice ni cortapisa para que él se haya embolsado no menos de 25 millones en los últimos cinco ejercicios -13,6 millones solo en 2011-, y se haya apuntado como fin de fiesta un “bonus de jubilación” de 6 millones más, a cobrar en 2020. Nuestros altos ejecutivos son así, capaces de arruinar la empresa que gestionan mientras se enriquecen con descaro en la España del ande yo caliente y ríase la gente.
El figura ha arruinado a los hijos de Polanco, lo cual no ha sido óbice ni cortapisa para que él se haya embolsado no menos de 25 millones en los últimos cinco ejercicios
Juan Luis ha hecho estos días grandes y alabanciosas declaraciones de amor al periodismo, a la libertad de expresión y todo lo demás. Cebrián ha hecho mucho daño a un país al que pudo haber hecho mucho bien. La profecía de nuevo cumplida de Gil de Biedma: “De todas las historias de la Historia, sin duda la más triste es la de España porque termina mal”. Se trata, en efecto, de uno de los personajes que, so capa de progresismo, más ha contribuido a hacer imposible la consolidación en España de una sociedad abierta y tolerante con la discrepancia ideológica. Lo suyo ha sido siempre la España cainita de buenos y manos. Olvídense de categorías conceptuales. Buenos y malos travestidos de simples amigos o enemigos. Más daño aún ha hecho al periodismo. La mayoría de los profesionales que en estos 40 años han desfilado por El País y han terminado tarifando con este cínico presuntuoso han acabado, de un modo u otro, sintiendo en el cogote el aliento fétido de este apóstol de las medias verdades –es el único periodismo que concibe- dispuesto siempre a denigrar a todo aquel que se hubiera atrevido a desafiarle, convencido como ha estado siempre de que fuera del paraguas de Prisa no había vida en mil millas a la redonda.
Lo sufrí con ocasión del escándalo Ibercorp, cuando, ya en El Mundo, el diario de Prisa, entonces dirigido por Joaquín Estefanía, fue capaz de publicar toda una página, impar para más señas, con la transcripción literal de una conversación mía con el abogado Juan Peláez, marqués de Alella, que había sido obtenida mediante la intervención ilegal del teléfono de mi domicilio por parte de las mismas mafias policiales que ahora mismo siguen suministrando material de derribo a tanto aguerrido periodista de investigación como pulula por estos pagos, sin que ningún ministro del Interior haya sido capaz de sanear esta cloaca, convertida en seria amenaza para las libertades. Por supuesto que ni Estefanía ni El País, defensores a ultranza de aquella beautiful people en la que figuraba Mariano Rubio, el gobernador del BdE pillado con las manos en la masa de Ibercorp, me han ofrecido nunca la menor disculpa. Nuevo cierre del bucle de la corrupción.
El orate Cebrián ha seguido sermoneando todos estos años, dictando doctrina a los atolondrados españoles tan necesitados ellos de sus sabias consejas. Como Aznar y tantos otros, los ricos españoles jamás renuncian a subirse al púlpito. Prisa y el PSOE. Nunca estuvo claro si se trataba de un grupo editorial con partido político, o de un partido político con grupo editorial anexo. Tanto monta. La larga mano de Cebrián y su cuate Felipe González han propiciado innumerables a la par que divertidos espectáculos de maquinación política en la sombra. El más reciente, el protagonizado con el pobre Pedro Sánchez, al que un día, hace escasas semanas, llamaron a capítulo para leerle la cartilla, después de que el botarate pretendiera ni más ni menos que pactar con Podemos, de modo que vente pacá, muchacho, que te vamos a enseñar de qué va esto: mira, eso de pactar con los comunistas ni hablar, que nosotros somos la izquierda caviar y no estamos dispuesto a que un demagogo de tres al cuarto venga ahora a quitarnos lo nuestro y obligarnos a vivir en un régimen que, como en Venezuela, no es capaz de ofrecer a sus ciudadanos ni papel higiénico para limpiarse el culo. Lo tuyo es Ciudadanos, buen mozo, esa es la bahía en la que tienes que largar el ancla; llama a Albert Rivera, que ya está avisado, y firma con él un acuerdo. Y a partir de ahí, lo que quieras. Y Pedro, bien mandado, cierra la puerta al pacto con ese coleta morada que tanto horroriza, tanta preocupación causa a la mesocrática barriga de un Felipe rico y a la rica chequera de un Cebrián obligado a pasar a su ex consorte un estipendio mensual de 40.000 euros.
Los maridos nunca saben lo que hacen sus mujeres.- Ellos siguen mandando. Ellos, el PP, el PSOE, Juan Carlos I, el capitalismo castizo madrileño... no están por las reformas en serio. Ellos están por alargar la vida del difunto Régimen hasta donde sea posible. Ellos están para seguir en el machito. Por eso ha sido una faena, una putada en toda regla, que a hombre tan justo y preclaro, a este Gandhi que con sola su figura fue capaz de devolvernos la democracia él solito, le hayan vinculado con las cuentas en Panamá de su primera mujer. Porque Cebrián nunca supo lo que Teresa Aranda hacía con su dinero cuando estaban casados. El Régimen es así. Los maridos nunca se enteran de lo que sus santas hacen en casa. Ana Mato jamás supo que su marido aparcaba todas las noches un jaguar en el garaje de casa; ella pasaba por allí, bien cierto, pero no miraba, de la misma forma que Arias Cañete no sabía lo que hacía su doña con su pasta, esa noble jerezana de toda la vida de Dios en Jerez o caballo o Domecq, de la misma forma, también, que Rajoy nunca supo ni media del trajín que durante años se trajo Luis Bárcenas yendo y viniendo a Suiza con sus millones a cuestas.
Es una putada en toda regla que a este Gandhi que con su sola figura fue capaz de devolvernos la democracia él solito le hayan vinculado con las cuentas en Panamá de su primera mujer
De modo que el noble Jannly se ha cabreado muy seriamente y ha amenazado con querellas a diestro y siniestro. “Desde que tuvimos éxito hemos tenido que sufrir algunos ataques injustificados, pero además falsarios” ha dicho esta semana en la dura entrevista a la que le sometió la gran Pepa Bueno, valiente, en la Cadena SER. El precio del éxito. Y la envidia, pecado español por antonomasia. Cebrián anuncia querellas con el dinero de Prisa, faltaría más. Otra característica de los eximios ejecutivos hispanos, siempre dispuestos a resolver problemas privados con dinero ajeno, con el dinero del prójimo, y que le vayan dando a los accionistas. A la periodista no se le ocurrió preguntarle por qué su ex tenía poderes en una sociedad domiciliada en las Seychelles y creada por el bufete panameño Mossack Fonseca, ni cuáles son sus negocios con Massoud Zandi en la petrolera Star Petroleum, compañía que también enmascaró su propiedad a través de paraísos fiscales con la ayuda del mismo bufete. Pepa Bueno rehusó convertirse en un santiamén en Pepe el Malo.
Así está el periodismo español. Leo en El País del viernes, primera página: “En la ceremonia [celebración del 40 aniversario], que se convirtió en una fiesta del periodismo libre e independiente, Felipe VI (¿qué hacía allí Felipe VI?) destacó el papel de este diario como una garantía de la democracia”. Decir que El País ha mantenido “una visión abierta e integradora de la sociedad española” es sencillamente falso. Las dos Españas siguen tan firmes, tan eternamente enfrentadas como siempre, tan incapacitadas para llegar a esos grandes pactos que reclama un país necesitado de enterrar de una vez sus demonios históricos y afrontar en paz un futuro de modernidad. Y Cebrián ha sido uno de los grandes mantenedores de esa letanía de confrontación que impide a España desprenderse de su pasado más atrabiliario. Parece, pues, que Felipe VI no sabe cómo está el periodismo español y, lo que es peor, la propia democracia, aunque, si quiere, yo se lo explico en media hora de una tarde cualquiera de mayo.
El Bonaparte de las Tullerías.- No parece que las querellas vayan a ir a más. Los leguleyos han pedido al intelectual que quieto parao, apéate del burro y sé prudente, tío, que estás mucho mejor callado. Pero está la ofensa moral. La soberbia herida, esa herencia presente en el ADN de todo poderoso hispano que se precie. Usted no sabe con quién está hablando. La soberbia que le lleva a ningunear la supuesta campaña contra él y su grupo como “la más pequeña de las que hemos sufrido, una revolucioncita de las redes sociales". Eximio representante de la Transición, Cebrián ha ido a caer en la gran fosa séptica de la corrupción del Régimen que tiene a los españoles de buena voluntad perplejos, paralizados por el miedo a un futuro que no se adivina tras la aduana del 26J. Muy bien podría el sujeto hacer suyo el speech del gran Al Pacino en “Un domingo cualquiera”, la película de Oliver Stone: He cometido todos los errores que un hombre de mediana edad puede cometer, he despilfarrado gran parte de mi dinero, he echado de mi vida a todo el que me ha amado, he quebrado la empresa que pusieron en mis manos y he arruinado a los hijos del fundador, he sembrado cizaña en los múltiples surcos de esta España en perenne barbecho, y mi nombre ha aparecido también flotando en las aguas muertas del mar de Panamá. Últimamente ni siquiera soporto la cara que veo en el espejo, pero como el resto de prohombres del Régimen, reclamo mi derecho a la impunidad para no ser menos. Y mi determinación de seguir al mando, obligado como estoy a demostrar a las nuevas generaciones que no soy el bandido corso de Elba sino el Bonaparte de los jardines de las Tullerías. Así muere un Régimen tras 40 años de mala vida. Solo con humor podremos seguir respirando en esta maltratada España nuestra."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2014.11.11 08:48 MiguelRequejo Candidato al CC: Miguel Ángel Requejo Alfageme http://asambleaciudadana.podemos.info/candidatura/204482/

Gracias al Equipo Técnico que va resolviendo los problemas informáticos, fruto de lo cual ya se puede ver mi candidatura entera. No es la Sexta ni Cuatro pero algo es algo. Como no tengo otro medio de darme a conocer os voy dejando atículos de mi blog que hacen referencia a Podemos o a la podedumbre que nos rodea. Hoy os dejo mi análisis del 25M, aquel en el que sacamos cinco eurodiputados, que dijo Pedro Arriola, consejero de Mariano Rajoy, que era cosa de friquis. No ne extraña que el país vaya como va, de incapaces y ladrones qué se puede esperar. EL JUEVES POR LA TARDE HARÉ UNA RUEDA DE MASAS PARA CONTESTAR A LAS DUDAS O PREGUNTAS QUE TENGAIS SOBRE MI, MIS IDEAS Y LO QUE SE OS OCURRA: Aquí va el texto (También se puede ver en el blog que indico en mi biografía) 26M.El día de después: Síntesis.
No pensaba escribir nada. Ya se sabe que tras unas elecciones todo el mundo tiene que decir la suya, pues es el día de los análisis. Me daba pereza. Pero ha sido acercarme al escritorio y ver una página en blanco con el titular “El día de después”, que no sé quién lo habrá escrito, y me he dicho: Bueno, si hay una fuerza telúrica que me lo manda, yo obedezco. Y he escrito esto. ¡Ah, le he añadido lo de síntesis por buscar el hecho diferencial! No por nada, llevo más de treinta años en Catalunya. Donde algunos, si no dicen por lo menos una vez al día “catalá” o “casa nostra”, tienen que hacer un donativo en la parroquia más próxima o cantar en castellano “Els segadors”. Así que voy p’allá. Me he levantado bien, me he mirado al espejo, confiado. Gracias a Podemos tengo esta mañana una cara presentable. Que siempre me pasaba que me levantaba después de unas elecciones y me veía en el espejo una cara de gilipollas que me pasmaba. Me preguntaba, -Pero, ¿cómo puede ser, con la que está cayendo que hayan vuelto a ganar estos? Bueno, una vez no, la primera que ganó Felipe González. Que se me puso cara de gilipollas después, a los pocos meses. Así que estoy bien, esperanzado. He notado una cierta madurez en el electorado. Como un paso tímido hacia otras opciones diferentes de las mayoritarias. Como si ya con nuestros añitos, abandonásemos las manos auspiciadoras del PP y PSOE, que vaya manos, y comenzásemos a alejarnos de ellos, poquito a poco, acompañados de otras manos más inexpertas pero menos sucias y manicuradas. Y así hoy me he levantado en más armonía que nunca con mis paisanos. Ellos, como yo, se han dado cuenta del paripé que monta Carmen Chacón, que residiendo en Miami, venga en plan mujer con súper-poderes, nos deje caer su sonrisa que hiela, suelte cuatro obviedades y se vaya. Como diciendo, si me queréis, buscadme. No vuelvas. Mañana te enviamos a Aznar y le buscas sitio también, maja hija. Ellos se han quedado estupefactos, como yo, viendo a Elena Valenciano lanzando proclamas castristas cuando hace tres años, lanzaba homilías de resignación y pecado. Menos mal que ayer se comportó con naturalidad y sinceridad aceptando el varapalo. ¡No cuesta tanto! Ellos, como yo, han visto a Rubalcaba… ¿visto?.. no,han entrevisto a Rubalcaba diciendo nada. Le huele más el discurso que la boca a un perro con piorrea. Tiene menos claro lo que hay que hacer con España que los de Ferrari con el coche de Fernando Alonso. Váyase ya, hombre de dios. Ellos, como yo, ya no soportan más a los políticos chorizos y cantamañanas del PP. Ayer viendo a Dolores Cospedal, lo del “de” se lo ha impostado, como la desvergüenza, y a su lado al abuelo de Heidi me acordé de Gila y de Pepe Rubianes. No sé por qué. Le costó decir que habían ganado. A cualquier persona normal, es decir, con vergüenza, le hubiera sido imposible. Ellos, como yo, han decidido darle una nueva oportunidad a IU. Y es que han visto algo de esperanza en Alberto Garzón y semejantes. Lo de Willy Meyer, como broma ya cansa. En Catalunya, ellos, como yo, pero con el olor de la tierruca se están cansando del sí pero no de CiU y se vuelven desesperados hacia Esquerra, que en fin, ya veremos cuando comience a decir no pero sí. El 9N Dios mediante. Sobre todo cuando desde Madrid dicen no, no y no. A todo un pueblo y a toda una cultura. Algún día, catalanes todos, alguien en Madrid os escuchará. Y a vosotros, vascos todos. Mientras tanto paciencia y barajar. Y ahora lo que más mal me sabe. Decirle a Rosa Diez que no se flagele, que equivocaciones las tenemos todos. Que si aquel maldito día en el que se levantó y poseída por su afán de protagonismo decidió dejar el PSOE y tirar por las piedras, fundando UPyD, se hubiera quedado en la cama, hoy seguramente sería la jefa en el PSOE. Su anhelado deseo. Pero qué se le va a hacer. Resignación. Lo que le ha pasado estas elecciones……pues así siempre. C’s ni convence ni vence ni se desvanece. Ellos a lo suyo, que ellos sabrán qué es. Y ahora con lo más esperanzado. Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero me tienen en el bote. Desde que lanzaron Podemos y su palabra mágica “Empoderamiento” estoy con ellos. Ayer se dijeron bastantes tonterías con respecto a esta formación. Oí el discurso de Pablo. Lo vi un poco atenazado. Es lógico. Qué hacer cuando vas por lana y te dan jerseys hechos y etiquetados. Lo digerirá y mientras el objetivo sea claro y se cumplan las promesas Podemos crecerá y crecerá. El camino esta expedito. Ahora surgirán más fuerzas con ideas parecidas, IU misma ya ha empezado. Pablo apeló ayer a la unión con fuerzas de parecida tendencia. Que no se apresure. Maduremos hasta las municipales y después ya se verá. Acabamos de nacer. Crecer despacio es garantía de solidez. Me iba a asomar a Europa, pero al abrir la puerta y sentir el aire frio que sopla desde Francia, gracias al “watchtower” Hollande, que ha dejado que se enfrié todo, menos su entrepierna, otro Berlusconi, he cerrado la puerta y he vuelto la mirada a los muros de esta España mía... que un tiempo fue dueña de Alemania y contrincante de Inglaterra… en fin. Acabo, sólo decirle a Mariano que aquí en Palafrugell (Girona) está lloviendo. Por si le preguntan. Esto es “el día después”. La síntesis es ésta: Al Capital, Europa le importa una mierda. Que lo sepan los políticos europeos que todavía no “ens han fet el salt”* con el antes mencionado Tenorio. ¡Ah, catalá y casa nostra! Las dos, por si acaso.
*Fer el salt….Poner los cuernos, ser infiel… vamos traicionar. “Ens han fet el salt”…….Se han llenado los bolsillos con la excusa de la política. Esta expresión, algunos hijos de Jordi Pujol la comprenden muy bien… y no por ser catalanes, precisamente. Como la entiende Bárcenas, Juan Lanza, Urdangarín, etc., etc.……Todos españoles de pro. Hay que joderse.
submitted by MiguelRequejo to podemos [link] [comments]


▶️ ¿Orinar después de la relación sexual evita el embarazo? Rocío Dúrcal - Como Tu Mujer ((Cover Audio) (Video)) - YouTube La Mujer, El Amor y la satisfacción sexual en el islam CÓMO HIPNOTIZAR A UNA PERSONA CON LA MIRADA Y LA VOZ - YouTube Farina - Como Una Kardashian (Official Video) - YouTube ¿Cómo CONSEGUIR una eyaculación femenina? Guía PASO A PASO ... ME DUELE TENER SEXO Frank Reyes - Bella Como Una Flor - YouTube COMO HACER UNA VAGINA CASERA (TUTORIAL) - YouTube CÓMO PEDIRLE SEXO A UNA MUJER Y QUE SIEMPRE DIGA SI ...

¿Cómo coquetearle a una mujer? - EllasSaben

  1. ▶️ ¿Orinar después de la relación sexual evita el embarazo?
  2. Rocío Dúrcal - Como Tu Mujer ((Cover Audio) (Video)) - YouTube
  3. La Mujer, El Amor y la satisfacción sexual en el islam
  4. CÓMO HIPNOTIZAR A UNA PERSONA CON LA MIRADA Y LA VOZ - YouTube
  5. Farina - Como Una Kardashian (Official Video) - YouTube
  6. ¿Cómo CONSEGUIR una eyaculación femenina? Guía PASO A PASO ...
  7. ME DUELE TENER SEXO
  8. Frank Reyes - Bella Como Una Flor - YouTube
  9. COMO HACER UNA VAGINA CASERA (TUTORIAL) - YouTube
  10. CÓMO PEDIRLE SEXO A UNA MUJER Y QUE SIEMPRE DIGA SI ...

Sigueme En Facebook, Twitter & Instagram. http://www.facebook.com/Ruddyyankee http://www.twitter.com/Ruddyyankee http://instagram.com/RuddyYankee ¿Te gustaría aprender a hipnotizar a alguien fácilmente con la mirada y la voz?. En este video encontrarás información y trucos para hacerlo paso a paso. ... ¿Cómo una persona puede llegar a satisfacción sexual? ¿Cómo un rey de Irán que tenía más de 3000 mujeres y no cumplía con las normas islámicas sufría insatisfacción? Jurisprudencia del ... A CAUSA DEL DOLOR SE DESARROLLA OTRA COMPLICACIÓN LLAMADA VAGINISMO, QUE ES UNA TENSIÓN INVOLUNTARIA DE LOS MÚSCULOS ALREDEDOR DE LA VAGINA CADA VEZ QUE SE INTENTA LA PENETRACIÓN. como hacer una vagina artesanal casera, juguetes sexuales caseros. tutoriales mi twitter: @DarKproYTB #vaginacasera #tutorial NUEVO LIBRO GRATIS: https://secretogratis.com - haz que una mujer te desee ENTRENA 30 DÍAS Y CONVIÉRTETE EN UN CRACK EN EL AMOR: https://gruposecreto.com - a... ¿Cómo CONSEGUIR una eyaculación femenina? Guía PASO A PASO La Alcoba de Elsy Reyes ¿Quieres aprender el fino arte de la 'eyaculación femenina'? Dale play a... Farina - Como Una Kardashian (Official Video) Director: Nael y Justin (Jhonnael Villegas and Justin Jimenez) Productor: Nael y Justin (Jhonnael Villegas and ... ¿Cómo una mujer sabe si su vagina es ancha o estrecha? - Duration: 5:14. Rexpuestas 334,393 views. 5:14. Tres ejercicios para la Eyaculación Precoz - Duration: 11:44. Playlist Best of / Lo mejor de Rocío Dúrcal: https://goo.gl/fjrWQ1 Subscribe for more: https://goo.gl/V83pRK Vídeo oficial de Rocío Dúrcal de su tema Como Tu...